Cincuenta años de Krugerrand

Cincuenta años de Krugerrand

Cincuenta años de Krugerrand 398 400 admin

Consolidado como uno de los bullion más importantes del mundo, las celebraciones de su medio siglo de existencia como moneda de inversión se trasladaron a la reciente World Money Fair de Berlín y se plasmarán en una emisión con una docena de valores.

El oro amonedado de inversión tiene nombres bien conocidos por todos: la filarmónica de Austria, la hoja de arce canadiense, los pandas chinos… y, por supuesto, el Krugerrrand. Esta moneda sudafricana cumple ahora medio siglo y por este motivo la ceca sudafricana ha sido la invitada de honor en la última edición de la World Money Fair de Berlín. No es la primera vez que recibe esta consideración pero sí la primera en la que ha estado acompañada por la Rand Refinery, de donde sale el oro con el que se fabrica el Krugerrand.

El nombre de esta moneda procede de la combinación del apellido primer presidente de la República de Sudáfrica, Paul Kruger (1883-1902), más el nombre Rand de la moneda del país. El retrato de Kruger, tal y como se labró por primera vez hace más de cien años en Berlín por Otto Schulz (cuya firma aparece como OS), ocupa el anverso de estas piezas. Para el reverso se eligió como tipo un antílope emblemático de la fauna del país, el denominado springbock.

La primera acuñación del Krugerrand se realizó el 3 de julio de 1967 y se presentó como una forma muy accesible de que cualquier persona pudiera poseer oro. A diferencia de otras monedas de este metal precioso, no posee valor facial y contiene una onza troy de oro. Tras medio siglo de historia, esta iniciativa se ha revelado como un gran éxito, con más de cincuenta millones de onzas de oro acuñadas y sesenta millones de piezas fabricadas en diferentes tamaños.

Pero no toda la historia del Krugerrand ha sido un camino de rosas. Entre 1985 y 1992 las ventas cayeron dramáticamente debido al boicot ejercido contra el gobierno de Sudáfrica por su política del Apartheid. Su compra fue incluso ilegal durante algún tiempo en los Estados Unidos.

Por otra parte, el prestigio de estas piezas y la buena acogida que siempre tienen por parte de inversores y coleccionistas las han hecho objetos de falsificación. Tanto es así que la página web de la ceca de Sudáfrica ofrece una guía para distinguir originales de falsos basándose en distintos criterios que van desde la simple comprobación del peso, el módulo, o el magnetismo de la pieza, a otros más complejos como los análisis metalográficos, sin dejar de lado las diferencias en el grabado perceptibles a simple vista.

Para saber más sobre la historia y las características del Krugerrand pueden consultar este artículo publicado hace ya algunos años en esta misma web: https://panoramanumismatico.com/articulos/krugerrand-bullion-por-excelencia/.

Pero el aniversario que se celebra en 2017 trae consigo novedades. El Krugerrand de este año se presentará en una docena distinta de variedades, todas ellas en edición limitada y con pesos que van desde un décimo de onza hasta 50 onzas. Como era de esperar, la de menor volumen será está última, la de mayor peso, de la que tan solo se acuñarán 50 ejemplares. Por primera vez se acuñará Krugerrand en plata, en calidades proof y brillante sin circular, y además habrá varios sets que combinan diferentes denominaciones, a gusto del inversor. Y para terminar, se realizará una reacuñación “vintage” de 1.967 monedas en oro del primer Krugerrand emitido en 1967.

    X