El Tesoro de Ophel

El Tesoro de Ophel

El Tesoro de Ophel 500 375 admin

Recientes excavaciones arqueológicas en la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén sacan a la luz un tesoro con monedas de oro bizantinas, joyas y ornamentos con símbolos religiosos judíos, que se fecha a comienzos del siglo VII d.C.

El Instituto de Arqueología de la Universidad Hebrea de Jerusalén ha dado a conocer hace unos días los resultados de la campaña arqueológica de este verano en Ophel, un yacimiento situado en la Explanada de las Mezquitas junto al muro sur del Templo (en la foto de portada, el lugar del hallazgo sería justo la esquina inferior derecha). El pasado año este lugar arqueológico también fue noticia gracias al descubrimiento de una antigua inscripción hebrea que es hasta el momento el texto más antiguo recuperado en Jerusalén.

El descubrimiento más impactante de esta última campaña de excavaciones ha sido el hallazgo de un tesoro de joyas y monedas entre las ruinas de un edificio público de época bizantina. Los objetos se encontraban repartidos en dos bolsas. En la primera de ellas, de la que sólo se conservan algunas trazas del tejido, se encontraron un total de 36 monedas de oro de época bizantina de diferentes emperadores, cuyas fechas discurren entre mediados del siglo IV y comienzos del VII d.C. Junto a ellas se recuperaron un par de pendientes de oro, un prisma hexagonal de plata chapado en oro y un lingote de plata.

Aunque la parte más importante del tesoro es la que se conservaba en la segunda de las bolsas, que se encontró enterrada en el suelo con más cuidado, y en la que se recuperó la pieza más remarcable del conjunto: un medallón de oro con la menorá. La joya cuelga de una cadena de oro, mide 10 centímetros y muestra en el centro el candelabro de siete brazos que es uno de los más antiguos símbolos del judaísmo. Además a su lado figuran un shofar -–cuerno de carnero ceremonial- y un rollo de la torá.

Se cree que este medallón sería un adorno para un rollo de la torá, al igual que los otros objetos que lo acompañaban: un medallón de oro más pequeño, dos colgantes, una bobina de oro y un broche de plata.

La fecha proporcionada por los propios objetos y su contexto arqueológico apuntan a que la ocultación se habría realizado a principios del siglo VII d.C., quizás en relación con la conquista sasánida de Jerusalén en el 614 d.C. Según los arqueólogos responsables de la excavación, muchos judíos regresaron entonces a Jerusalén esperando poder practicar libremente su religión. Sin embargo los persas se aliaron con los cristianos y terminaron expulsando a los hebreos.

Para Eliat Mazar, director de la campaña en Ophel, la hipótesis más probable para explicar este conjunto de piezas es que se tratara de una contribución para la construcción de una sinagoga, como apuntan los objetos con simbolismo religioso y su localización en las cercanías del monte del Templo. Es evidente, sin embargo, que por razones que desconocemos el proyecto no llegó a buen término.

En el siguiente enlace pueden acceder a un vídeo sobre las excavaciones en Ophel y el tesoro: http://youtu.be/JYsjPFnmAmQ.

    X