Filigranas: las huellas del agua

Filigranas: las huellas del agua

Filigranas: las huellas del agua 281 400 admin

El Museo Casa de la Moneda albergará hasta el 15 de mayo esta exposición dedicada a las marcas de agua, una característica imprescindible en los papeles de seguridad que fabrica la FNMT en Burgos. La muestra nos conduce por la historia del papel y sus marcas, la técnica para su elaboración o la pericia de los grabadores.

El pasado 17 de marzo tuvo lugar la inauguración oficial de la nueva exposición temporal del Museo Casa de la Moneda, dedicada a las marcas de agua, con una gran presencia de público, entre los que se contaban profesionales del mundo del papel y de los museos. Abrió el acto el actual Director del Museo, Rafael Feria, seguido por el comisario de la exposición, José Mª Pérez, quien realizó una breve presentación de la muestra. A continuación se proyectó un documental sobre la historia y la fabricación del papel, para concluir con las palabras del Presidente-Director General de la FNMT-RCM, quien subrayó la importante labor que realiza la Fábrica de Papel de Seguridad de Burgos.

Imagen del acto de presentación de la exposición: de izquierda a derecha Rafael Feria, Director del Museo, Jaime Sánchez Revenga, Presidente-Director General de la FNMT-RCM, y José Mª Pérez García, conservador del Museo Casa de la Moneda y comisario de la muestra.

Inventado en China, con una historia a sus espaldas de más de dos mil años, el papel no llegó a Occidente hasta la Edad Media, precisamente a través de España, pero fue en Europa donde en el siglo XIX se industrializó su producción y abarató hasta hacer de él un material cotidiano y absolutamente imprescindible en nuestros días, además de un soporte inigualable para la difusión de la cultura.

Pronto el papel europeo comenzó a caracterizarse por mostrar en su superficie unas marcas muy sutiles visibles solo al trasluz y que se denominan filigranas, puesto que Inicialmente eran simples hilos de metal trenzados y soldados que se disponían en la pasta de papel para dejar su huella en el mismo momento de crear la hoja. De esta manera se crean zonas con más o menos material con respecto al grosor de la hoja que originan un juego de sombras y trasparencias.

Estas marcas que al principio no eran más que unos simples motivos lineales, se transforman en el siglo XIX en “marcas de agua sombreadas” con múltiples tonos y en las que intervienen auténticos artistas grabadores.

En este sentido, la exposición ha querido reconocer el trabajo de los grabadores y diseñadores que han llevado a cabo esta labor en la FNMT, siguiendo la línea que se inició con la muestra dedicada en 2013 a Antonio Sánchez y los hermanos Algora.

En la imagen, de izquierda a derecha: Carlos García Cuadrado (grabador de marcas de agua de la FNMT), Luis Santos y Ganges, (profesor de la Universidad de Valladolid y colaborador de la exposición), José María Pérez García (comisario) y Rafael Calvo Zumel (grabador de marcas de agua jubilado).

Una excelente muestra del arte de estos grabadores queda plasmada en las marcas de agua grabadas en cera, que nunca habían sido expuestas con anterioridad y que revelan una enorme maestría.

En la imagen original en cera, junto con la marca de agua resultante, obra de Rafael Calvo Zumel.

Si las marcas de agua sirvieron al principio para identificar al fabricante del papel, por otro lado también podían utilizarse como rudimentaria medida de seguridad. Hoy en día se trata de uno de los elementos de seguridad más empleados para proteger los documentos de valor y garantía por la dificultad que requiere su falsificación o imitación.

En España, la marca de agua era utilizada en los papeles timbrados que producía la Fábrica del Sello ya antes de su unión en 1893 con la Casa de Moneda para crear la FNMT. En cuanto a los billetes de banco, en 1953 se inauguró la Fábrica de Papel de Seguridad de Burgos, que desde entonces ha surtido de papel de seguridad con marca de agua no solo a los billetes de banco españoles, sino a otros documentos de seguridad estatales e incluso fabrica para países extranjeros.

En este aspecto, la FNMT sigue siendo una empresa innovadora y puntera en su sector, como queda constancia también en algunos de sus últimos productos exhibidos en esta exposición.

La importancia de las marcas de agua, que pasa tan desapercibida, merecía una exposición como esta, ya que nunca hasta ahora se había tratado este tema de una manera monográfica y desde tantos aspectos.

En este sentido se trata de una muestra muy original, pero también con un montaje complicado, debido al hecho de que estas marcas solo puedan ser visibles al trasluz, según nos comenta su comisario, José Mª Pérez García, quien ha contado con la especial colaboración de Ana Isabel Osorno. El resultado es una exposición muy interesante que nos va a hacer ver con otros ojos los papeles que pasen por nuestras manos.

Imágenes: gentileza Museo Casa de la Moneda. ©FNMT-RCM.

X