23 y 24 de octubre: subasta de Áureo & Calicó

23 y 24 de octubre: subasta de Áureo & Calicó

23 y 24 de octubre: subasta de Áureo & Calicó 500 272 admin

El catálogo de la subasta de octubre de la firma barcelonesa, compuesto por más de mil seiscientos lotes, se rematará en dos sesiones en días sucesivos. Destaca en él la moneda española moderna y contemporánea, con piezas únicas y ejemplares de gran valor.

La firma barcelonesa Áureo & Calicó ha decidido este mes dividir el remate del catálogo de su subasta en dos sesiones diferentes, y así el miércoles 23 de octubre, a partir de las 16 horas, se adjudicarán los lotes 1 a 788 y la tarde del jueves 24 se dedicará para los lotes 789 a 1600, empezando a la misma hora.

La subasta dará comienzo con las diferentes secciones de moneda antigua, entre las que destacamos en esta ocasión más de un centenar de piezas de emisiones del norte de África, comprendiendo series púnicas, númidas o mauritanas. Pese a la cercanía geográfica y a la estrecha relación existente entre series de un lado y otro del Estrecho de Gibraltar, no son monedas que se encuentren habitualmente en las subastas españolas, mucho menos en esta cantidad. De todas ellas nos hemos fijado en este shekel (lote nº 12) que presenta en el anverso un retrato atribuido tradicionalmente a Aníbal y en el reverso un elefante con la letra fenicia aleph. Pertenece a una emisión que durante años fue atribuida a la Península Ibérica, aunque hallazgos más recientes sugieren que fue acuñada en Cartago o en alguna ceca de campaña de Sicilia. Su precio de salida es de 1500 euros.

Roma es la otra presencia importante en esta sección de moneda antigua, esta vez sobre todo por sus emisiones alto-imperiales. Entre una mayoría de piezas de plata, destacan un par de áureos, ambos acuñados durante el reinado de Antonino Pío, el primero (lote nº 171 A) con un bonito reverso en el que aparecen Ceres y Proserpina y el segundo, ya con la efigie de Marco Aurelio (lote nº 172 A) con Minerva. El precio de inicio de cada uno de ellos es de 2500 euros.

Entre los denarios, les mostramos por su rareza este acuñado por Pértinax (lote nº 176 A), con la personificación de Aequitas en el reverso, y que sale a la puja a partir de 1500 euros.

Para terminar con la moneda antigua, y de paso comenzar con la historia monetaria española, los cuarenta lotes que representan las emisiones de la Hispania antigua ofrecen un panorama bastante completo de ese periodo, desde dracmas emporitanas y emisiones púnicas, a bronces y denarios ibéricos y celtibéricos hasta llegar a las series hispano-romanas.

Tras la moneda visigoda, llegamos a las series de dinastías musulmanas tanto andalusíes como del norte de África, con interesantes piezas de oro de las que destacaríamos este dinar nazarí (lote nº 241), acuñado por Muhammad V, rarísimo, con salida en 1800 euros.

La representación de moneda del reino de Aragón en este catálogo tiene su culminación en dos notables piezas ya de del reinado de Fernando el Católico. La primera es un principado acuñado en Barcelona (lote nº 286), con salida en 1500 euros, pero la gran rareza es este medio ducado acuñado en Valencia (lote nº 289), por el que la puja mínima es de 7500 euros, aunque podrían alcanzarse los 10000.

Volvemos atrás en el tiempo para repasar la muestra monetaria de Castilla y León, con clásicos como un morabetino de Alfonso VIII de la ceca de Toledo (lote nº 294: salida en 1500 euros), una dobla de la banda de Juan II de la misma ceca (lote nº 299: salida en 3000 euros), o un Enrique de la Silla batido en Sevilla (lote nº 301, a partir de 2000 euros), todas piezas dignas de mención. Sin embargo, en esta ocasión hemos querido mostrarles este real de Enrique III (lote nº 297), batido en el taller de Burgos, rarísimo y en excelente estado de conservación, por el que se puede pujar a partir de 1800 euros.

De vuelta a los Reyes Católicos para iniciar el repaso al capítulo de monarquía española, destacaríamos sobre todo el medio excelente sevillano (lote nº 319), procedente de la antigua colección Caballero de Yndias, raro y en casi excelente estado de conservación, con un precio en catálogo de 3250 euros.

De la misma colección, vuelve a salir a subasta este raro trentín (lote nº 421) acuñado en Barcelona en 1628, a partir de 2000 euros.

Llegamos ahora a una de las piezas únicas de este remate, estos ocho reales acuñados en Lima en 1685 para Carlos II (lote nº 430), redonda tipo real, con perforación ––como suele ser común en este tipo de monedas- reparada, y triple fecha, por la que se puede pujar a partir de 6000 euros.

A continuación, con los reinados de los Borbones, serán las piezas de oro las que ocupen los lugares más destacados del remate por calidad y altos precios de salida. Ejemplares como los dos escudos batidos en Madrid en 1730 para Felipe V (lote nº 470: salida en 1200 euros), y las onzas sevillanas de este mismo monarca de 1729 (lotes nº 478 a 483), se encuentran entre los más notables del primer monarca de la dinastía francesa.

También hay que reseñar el gran surtido de monedas de ocho escudos de Carlos III, encabezadas por piezas como la onza de Guatemala de 1778 (lote nº 608), o la de Méjico de 1769 (lote nº 624), cada una de ellas con un precio de inicio en la puja de 4000 euros.

Muy notable es la muestra de emisiones de José I Bonaparte, tanto por número de lotes como por su rareza. Naturalmente son las monedas en oro las que presentan los precios de salida más altos, incrementados por la rareza de las emisiones, como sucede con los 320 reales de Madrid del año 1812 (lote nº 733), con salida en 4000 euros; de la misma ceca de 1810, marca RS (lote nº 732) y, sobre todo, el ejemplar de Madrid de 1810 (lote nº 731) con marca AI, rarísimo, con parte del brillo original y en excelente estado de conservación, que parte con un precio en catálogo de 8000 euros.

Estas mismas cualidades son aplicables al capítulo de emisiones efectuadas durante la ocupación napoleónica de Cataluña, con el que concluye la primera de las sesiones de esta subasta de octubre, y en el que podemos encontrar, entre otras rarezas, las 5 pesetas de Barcelona de 1814 (lote nº 784), con precio en catálogo de 2000 euros, o las 20 pesetas de 1813, batidas en la misma ceca (lote nº 787), a partir de 2500 euros.

A partir de las 16:00 horas del jueves 24 está previsto que se reanude el remate con las emisiones de Fernando VII, a partir del lote nº 789, y nada más comenzar nos tropezamos con otra moneda considerada posiblemente pieza única. Se trata de este cuarto de real (lote nº 790), acuñado en Tecolotlan (Méjico) en 1821, por el que se puede pujar a partir de 500 euros.

La representación monetaria de Fernando VII es muy numerosa y cuenta en su haber con gran variedad de denominaciones y piezas interesantes y raras. En plata, por ejemplo, destacaríamos los 8 reales sevillanos de 1809 (lote nº 901), con salida en 1500 euros, o los de Valdivia de 1822 (lote nº 906), a la puja a partir de 2000. Sin embargo, es en el oro donde encontramos dos de las monedas más valiosas no solo del capítulo, sino también de la subasta. Empezamos con los ocho escudos de Cataluña de 1814 (lote nº 953), con marca SF sin punto, rarísimos, en casi excelente estado de conservación y con restos de brillo original, que salen a subasta a partir de 9000 euros.

También muy rara es la onza de Guadalajara de 1821 (lote nº 954), en muy buen estado de conservación y con restos de brillo original, cuyo precio en catálogo es de 4500 euros.

De su sucesora Isabel II, con un amplísimo surtido de piezas de todos los metales y denominaciones, destacaríamos los 20 reales de Madrid de 1835 (lote nº 1183) y, en oro, los 80 reales de 1849 (lote nº 1238), rarísimos y en calidad casi sin circular. Cada una de estas monedas sale a subasta a partir de 1500 euros.

El capítulo titulado centenario de la peseta se inicia por todo lo alto con estos 20 céntimos de 1869 *69 (lote nº 1274), rarísimos puesto que pertenecen a una emisión de solo 90 unidades. Conservados casi sin circular, su precio de salida es de 6900 euros.

Otra pieza de gran rareza son las 5 pesetas de Carlos VII acuñadas en Oñate (lote nº 1287 A), en cobre, que presentan un tipo que si bien es considerado por algunos autores como variante, podría considerarse mejor un tipo diferente. El precio de inicio en la puja es de 1200 euros.

En oro contamos con los ejemplares de 10 pesetas de Alfonso XII de 1879 (lote nº 1299), rarísimas y valoradas de inicio en 2000euros, o los de 20 pesetas de Alfonso XIII de 1892 y 1904 (lotes nº 1302 y 1303), con salida en 2300 y 3000 euros, respectivamente.

La moneda española concluye con las emisiones de Franco, en un capítulo breve pero con piezas tan sobresalientes como la peseta de 1946 *1948 (lote nº 1310), con busto de Benlliure, que sale a subasta a partir de 3000 euros, o las 2,5 pesetas de 1953 *1969, raras, en calidad proof y en la puja desde 1400 euros.

Por lo que se refiere a la moneda extranjera, un amplio capítulo con cerca de ciento cincuenta lotes, hay que destacar la variedad de la oferta, tanto en procedencias como en fechas, denominaciones y precios. El coleccionista interesado en este tipo de emisiones podrá encontrar desde los países más cercanos a nosotros, como Francia o Portugal, a las series de países emergentes ––esos que siempre dan la sorpresa en las grandes subastas- como Rusia o Brasil, las denominaciones clásicas de dólares o soberanos y presencias exóticas como algunas emisiones chinas antiguas.

Y para terminar, lotes de conjunto, medallas españolas y extranjeras y billetes, completan una interesante y amplia oferta que, no dudamos, obtendrá una muy buena acogida por parte de los coleccionistas.

    X