Celebrada la subasta de Jesús Vico

Celebrada la subasta de Jesús Vico

Celebrada la subasta de Jesús Vico 500 250 admin

Con una adjudicación de 15.500 euros, este dinero de Doña Urraca de León se convirtió en la moneda más cara del remate que se celebró en la sede de la firma madrileña el pasado jueves 3 de marzo. Pero hubo más subidas importantes en una subasta animada que se saldó con un alto porcentaje de ventas.

La primera subasta en sala de este año de Jesús Vico, celebrada el pasado jueves, congregó como es habitual a numeroso público en la sede de la firma. Unos minutos después de las cinco de la tarde comenzaron a pasar por la mesa del subastador los 974 lotes que componían el catálogo con muy buenos resultados: un porcentaje de ventas que superó el 80% del total y subidas en algunos casos muy notables.

En la entradilla empezábamos esta noticia con el remate de la que sin duda fue la puja de la tarde, la que sostuvieron dos postores por este dinero inédito de Doña Urraca (lote nº 354), hasta que el martillo cayó en nada menos que 15.500 euros, muy por encima de los 8.000 de los que partía.

Pero hubo más remates interesantes que les resumimos a continuación, empezando por la moneda antigua, de donde resaltaríamos los buenos resultados de los bronces romano-republicanos, casi todos adjudicados y por encima de su precio de catálogo, como sucedió con este aes grave (lote nº 152), que se remató en el doble de su inicio: 2.200 euros.

No hubo sorpresa en que la moneda más cara de todo el capítulo de Roma estuviera acuñada en oro, pero sí en que fuera un sólido, en este caso éste de Teodosio I (lote nº 299), con una bella personificación de Constantinopolis en el reverso, adjudicado en 1.500 euros.

Además del dinero de Doña Urraca, las acuñaciones leonesas presentaban en esta subasta otra pieza excepcional: este dinero de Fernando II (lote nº 355), que subió en la puja desde 3.500 euros de salida a 3.800 de remate. Porcentualmente, sin embargo, subió mucho más el que le seguía (lote nº 356), rematado en 1.050 euros frente a los 500 de catálogo.

También consiguió una subida importante esta pieza de dos maravedíes de Coruña (lote nº 378), segundo ejemplar conocido de su tipo, que pasó en la puja de 900 euros de inicio a 1.600 de martillo.

De entre el amplísimo conjunto de ocho reales que ofertaba el catálogo, con una muy buena acogida por parte de los coleccionistas, hay que destacar por inesperada la adjudicación de este de Potosí (lote nº 423), que salía a subasta desde unos modestos 125 euros y fue rematado en nada menos que 2.600.

En oro, y entre los remates más elevados, tenemos que mencionar la adjudicación de esta pieza de ocho escudos (lote nº 490) batida en Sevilla en 1729 para Felipe V, que pasó de 3.500 euros de puja mínima a 5.250 de remate.

Las series del siglo XIX se mantuvieron más contenidas en sus alzas, aunque conservando los altos porcentajes de ventas. Hay que señalar, sin embargo, los 5.000 euros en que se remató la medalla de la Exposición de Agricultura de 1857 (lote nº 703) o la prueba de 8 maravedíes de 1835 realizada por el Departamento de Grabado (lote nº 737), adjudicada en 2.200 euros frente a sus 1.600 de catálogo.

En cuanto a la moneda extranjera, hay que comenzar destacando el alto porcentaje de adjudicaciones, por encima del 90%, y varias subidas muy notables de las que les mostramos un par de ejemplos. El primero es el de este peso chileno (lote nº 862) acuñado en Santiago en 1821, que subió desde 400 euros de inicio a 2.300 de martillo.

Y aunque parecía que las subidas de las monedas rusas habían dejado de sorprendernos, parece que aún van a seguir haciéndolo gracias a ejemplares como estos 5 kopecks de 1784 (lote nº 930). La que salía a subasta como una modesta moneda de 50 euros fue rematada finalmente en 2.200, que no está nada mal.

La próxima subasta de Jesús Vico SA está prevista para el jueves 3 de junio y de ella les tendremos debidamente informados desde estas páginas digitales de Panorama Numismático.

    X