Espectaculares adjudicaciones en Ars Classica

Espectaculares adjudicaciones en Ars Classica

Espectaculares adjudicaciones en Ars Classica 500 253 admin

Este áureo a nombre de Clodio Albino, rematado en 600.000 francos, es una muestra de los altísimos remates que se vieron en las subastas que la firma celebró en Zúrich los pasados 23 y 24 de mayo, en las que la moneda antigua superó todas las estimaciones.

Los tres catálogos que prepararon en Numismatica Ars Classica para su subastas del pasado mes de mayo reunían un importantísimo conjunto de monedas antiguas en las se sumaban rareza, calidad y un impecable pedigrí que en muchas de ellas se remontaba al siglo XIX. Colecciones tan prestigiosas como la del jeque Saud al-Tani o la de Clain-Stefanelli aportaban piezas a esta interesante oferta que, como se presumía, ha sido muy bien recibida por parte de los coleccionistas.

Como primer dato, el volumen de ventas ha superado los trece millones de francos, cuando las estimaciones se quedaban en algo más de nueve millones y medio, según ha dado a conocer la propia firma. Otro dato difícilmente igualable es que en el primero de los catálogos, el de áureos romanos de la colección George W. La Borde, se adjudicaron todos los lotes y en el resto los porcentajes de ventas se mantuvieron altísimos.

Aunque lo que más nos llama siempre la atención son las altas adjudicaciones, y en este remate no han sido pocas las monedas que han hecho caer el martillo en cifras de seis dígitos, empezando por este áureo a nombre de Numonius Vaala (lote nº 2), uno de los tres que se conservan hoy en día en manos privadas, que pasó de una puja mínima de 80.000 francos suizos aun remate de 180.000.

La misma cifra alcanzó este otro del emperador Nerva (lote nº 15), en estado de conservación flor de cuño, procedente nada menos que de la colección de sir Arthur Evans, que salía a subasta en solo 32.000 francos.

Del áureo de Clodio Albino (lote nº 33) que les hemos mostrado en portada podemos decirles que es una pieza de extrema rareza, de una emisión de la que sólo se conocen tres ejemplares y con un estado de conservación prácticamente flor de cuño. La estimación prevista era de 350.000 francos, pero se ha quedado muy por debajo de los 600.000 de martillo.

Terminamos este catálogo fijándonos en este áureo de Macrino (lote nº 39), muy raro y en muy buen estado de conservación, cuya procedencia puede rastrearse hasta colecciones privadas formadas en el XIX que partía a la puja en 60.000 francos y ha llegado a 140.000.

El siguiente catálogo ampliaba su temática a otras áreas de la moneda antigua, con acuñaciones griegas, romano-republicanas y bizantinas, además de las imperiales. Allí encontramos, por ejemplo, esta bonita decadracma siracusana firmada por Evainetos (lote nº 135) que se ha adjudicado en 130.000 francos.

Otra moneda que ha superado con creces las expectativas de precio es esta estátera de electro de la ceca de Cízico (lote nº 186) de estilo arcaico, rara y casi flor de cuño, que partía a subasta en 64.000 francos y se ha rematado en 170.000.

No quedó muy lejos ––el martillo cayó en los 160.000 francos- esta otra, atribuida a la ciudad de Mileto (lote nº 211), de la más alta rareza, pero la subida fue mucho menor porque partía ya de 140.000 francos.

Una de las sorpresas de estas subastas es sin duda el remate de este denario (lote nº 402) acuñado en el 43 a.C., en pleno periodo de los “imperatores” a nombre de Arrio Segundo, una pieza de extrema rareza puesto que sólo se conocen tres ejemplares y éste es el único en manos privadas. Aun así, su precio de salida era modesto en comparación con otras monedas de esta subasta: 24.000 francos de puja mínima con una estimación de 30.000, si bien el precio de martillo ha alcanzado los 150.000.

Más esperada era la subida de este áureo de M. Antonio y Livineio (lote nº 411), con un precio de salida de 120.000 francos que finalmente ha conseguido una adjudicación de 340.000.

Y, por supuesto, las acuñaciones de Bruto: el conocido denario con el tipo de los Idus de marzo (lote nº 431), duplicó su precio, subiendo de 200.000 de puja mínima a 400.000 francos de martillo.

El áureo (lote nº 430) por el contrario, se quedó en los márgenes de precio esperados, puesto que tenía una estimación de 450.000 francos y se adjudicó en 475.000, una cantidad nada despreciable pero que porcentualmente es una subida menor que en otras monedas.

Otro denario que se ha colado entre las adjudicaciones más altas del remate es este con la efigie de Julio César, a nombre de Voconio (lote nº 443), raro y en estado de conservación flor de cuño, que ha alcanzado los 100.000 francos desde 36.000 de puja mínima.

Por último terminamos con una moneda bizantina puesto que no es habitual que una pieza de esta época alcance los seis dígitos de precio. La puja mínima por este sólido de Romano II (lote nº 1001), de extraordinaria rareza con sólo cuatro piezas conocidas de la emisión y esta es la única en manos privadas, se había fijado en 32.000 francos, con una estimación de 40.000, pero el precio final ha sido de 100.000. No sabemos si es un récord para la moneda bizantina, pero es una cifra que no recordamos haber visto en los remates de estas series.

X