Moneda catalana en los 25 años de Áureo & Calicó

Moneda catalana en los 25 años de Áureo & Calicó

Moneda catalana en los 25 años de Áureo & Calicó 500 253 admin

La subasta Ramón de Muntaner ofrece un interesantísimo recorrido por las emisiones realizadas en los territorios del antiguo Reino de Aragón con 1250 lotes que van desde las primeras acuñaciones hispánicas hasta el siglo XX.

Todo a punto en Barcelona para la celebración de la próxima subasta en sala de la firma Áureo & Calicó, que tendrá lugar el próximo jueves 24 de abril y que no va a ser un remate más por dos razones principales. La primera es que conmemora los 25 años de la creación de la firma como tal, y la segunda que saca a subasta una interesantísima oferta de moneda de Cataluña y el Reino de Aragón de la que no es habitual poder disfrutar (el catálogo completo pueden verlo en su página web: www.aureo.com).

Con un total de 1250 lotes, el remate se dividirá en dos sesiones: en la primera, con hora prevista de inicio a las 11:00, saldrán a la puja los lotes 1 a 488, y la segunda, que comenzará a las 16:00, comprenderá de los lotes 489 al 1250. Ya en la sesión matutina comenzarán a verse algunas de las piezas rarísimas e inéditas que componen esta oferta. Entre lo más destacable hay que citar el abundantísimo conjunto de emisiones emporitanas y de imitaciones ibéricas, que comienzan con los primeros divisores anteriores a las dracmas y que harán las delicias de los coleccionistas de estas series. Los ejemplares con mayor precio de salida se sitúan ya entre las emisiones con leyenda ibérica (lotes 44 en adelante) como esta dracma (lote nº 45), con leyenda iltirtar procedente del hallazgo de la Ribera del Ebro, a la puja a partir de 3.000 euros.

Pero este capítulo además saca a subasta emisiones de todo Levante y el Valle del Ebro, con bronces y denarios celtibéricos, piezas ebusitanas, etc. Así encontramos ejemplares tan raros como esta dracma de Arse, con leyenda ibérica arskitar (lote nº 151), que tiene un precio de salida de 1.200 euros.

Las emisiones imperiales romanas están representadas por algunas de las acuñaciones que se realizaron en la ceca de Tarraco durante las Guerras Civiles (68-69 d.C.). De ellas les mostramos este áureo de Vespasiano (lote nº 179), que presenta en reverso las imágenes de sus hijos Tito y Domiciano. La puja mínima por esta rarísima pieza es de 5.000 euros.

Pasamos a las series visigodas, con un trío de piezas entre las que destaca este tremís (lote nº 182) batido para Recaredo en el taller de Tirasona, de una variante conocida por muy pocos ejemplares, cuyo precio de salida es de 3.500 euros.

La oferta de moneda islámica se centra en las emisiones taifas de Zaragoza y los reinos de levante y también nos depara algunas sorpresas interesantes, empezando por un dinar taifa de Zaragoza (lote nº 197) del 420 h., por el que se puede pujar a partir de 3.000 euros o este dírhem de los hudíes de Murcia (lote nº 206), acuñado en Játiva, con salida den 4.000 euros.

Pero sobre todo destaca este otro dinar de la taifa almorávide de Murcia (lote nº 204), pieza que sale a la puja en nada menos que 15.000 euros y cuya extraordinaria rareza reside en que se trata de una reacuñación sobre otra pieza anterior.

Aunque es en la moneda medieval donde esta subasta presenta una oferta difícilmente superable en cuanto a variedad y número de piezas (más de quinientos lotes) y que recorre todas las etapas de la moneda del Reino de Aragón, y de Cataluña en particular. Empieza con las emisiones carolingias, y por todo lo alto, con dos dineros de Carlomagno de las cecas de Barcikona (lotes nº 207) y de Gerunda (lote nº 208). De cada uno de ellos sólo se conocen otros dos ejemplares, lo que da idea de su enorme rareza. Comparten también su puja mínima fijada en 5.000 euros.

Otra de las monedas que destacamos en este capítulo es este dinero episcopal de Vic, del tipo denominado “moneda de los bueyes” (lote nº 220), cuyo tipo se inspira en la yunta fundacional de la moneda hispano-romana, y que se atribuye al obispo Berenguer Sunifred de Lluçà. A la belleza de la acuñación se une el hecho de que sólo tres de los ejemplares conocidos se encuentren en manos privadas, de ahí que el precio de salida se haya fijado en 3.000 euros.

Avanzamos en el tiempo hasta llegar a este croat (lote nº 306), procedente de la colección Baucis, batido en Barcelona para Pedro I, pieza rarísima por la que se puede pujar a partir de 4.500 euros.

Otro croat de extraordinaria rareza es este de Martín I (lote nº 435), también de la ceca de Barcelona, por el que la puja mínima se ha fijado en 4.000 euros.

No podemos dejar de mencionar en este capítulo la presencia de varios florines inéditos (lotes nº 425, 429 y 489), acuñados por Martín I los dos primeros y Fernando I el de Antequera, el último de ellos,el que vemos, que podría ser una pieza única. Su precio de salida es de 1.500 euros.

Con esta pieza extraordinaria se habrá iniciado la sesión de tarde, en la que continuaremos con grandes rarezas de las emisiones aragonesas, entre ellas algunas acuñadas en lugares tan remotos como Croia (Albania), como es el caso de este real de Alfonso IV (lote nº 564), de la antigua colección Crusafont, con precio en catálogo de 6.000 euros.

La guerra civil ocasionada en Cataluña por el mal gobierno de Juan II, con los sucesivos candidatos al trono, da lugar a emisiones monetarias muy escasas e interesantes. Podemos comenzar llamando su atención sobre los croats (lotes nº 571-572) y el medio croat (lote nº 573), acuñados por Enrique IV de Castilla, este último el único ejemplar conocido, por lo que su precio de inicio asciende a 5.000 euros.

También es pieza única este medio croat (lote nº 575) de su sucesor, Pedro de Portugal, de la ceca de Barcelona, por el que se puede pujar a partir de 6.000 euros.

Por la parte de Juan II, les traemos este otro croat (lote nº 582) batido en la ceca de Perpiñán, extraordinariamente raro, que sale a subasta con un precio en catálogo de 6.000 euros.

El fin de la Edad Media viene marcado por las emisiones de Fernando el Católico, con un gran surtido de piezas del que comenzaríamos destacando este principado de la ceca de Perpiñán (lote nº 640), muy raro, con salida en 6.000 euros.

De la ceca de Valencia provienen ducados y medios ducados de gran rareza, especialmente el lote nº 690, un ducado con la efigie de Isabel y Fernando que podría ser pieza única y por el que se puede pujar a partir de 6.000 euros.

También encontramos en este catálogo una abundante muestra de emisiones locales, tras las cuales se inicia el amplio apartado de monarquía española con las acuñaciones a nombre de Juana y Carlos y de Carlos I. Se trata de un capítulo que merece un repaso detallado, porque abundan las piezas raras y valiosas. En nuestra pequeña selección comenzamos mostrándoles este doble principado acuñado en Barcelona en 1521 (lote nº 808), rarísimo, con salida en 15.000 euros.

De Mallorca, procede este ducado (lote nº 817) a nombre solo de Carlos como rey de Aragón y Mallorca, muy raro, con un precio en catálogo de 4.000 euros.

Cruzamos a Valencia para ver esta cuádruple corona, también a nombre de Carlos I (lote nº 830). A la rareza de la pieza, ya que solo se conoce otro ejemplar del mismo tipo, se une el extraordinario pedigrí que le confiere haber pertenecido a la colección Carles Tolrà. De ahí su precio de salida, fijado en 18.000 euros.

Volvemos a las emisiones a nombre de Juana y Carlos con este doble ducado de Zaragoza (lote nº 838), con escudo de cinco palos entre L y S, rarísimo, por el que se puede pujar a partir de 6.000 euros.

Y si lo que les gustan son las emisiones italianas, no dejen de fijarse en este ducado acuñado en Nápoles para Carlos I (lote nº 852), muy raro y en excelente estado de conservación, que tiene un precio en catálogo de 4.000 euros.

De entre las emisiones de Felipe II hemos seleccionado esta otra cuádruple corona acuñada en Valencia (lote nº 864), rarísima, y que formó parte de la colección conocida como Caballero de Yndias. Su precio de salida es de 10.000 euros.

Un poco por encima se sitúa la puja mínima por este rarísimo ejemplar de cuatro escudos acuñado en Mallorca para Felipe III en 1607 (lote nº 883), ya que sale a subasta en 11.000 euros.

No piensen que escasean en la oferta las piezas interesantes en plata, y la prueba la tienen en estos ocho reales de Zaragoza (lote nº 918) del año 1651, un ejemplar considerado el mejor de su tipo por lo redondo del cospel y la belleza de la acuñación. Su precio de inicio en la puja es de 6.000 euros.

La Guerra de los Segadores, como no podía ser de otra manera, es un capítulo muy bien representado en esta subasta con más de un centenar de lotes organizados por cecas. Los trentines son las piezas con mayor valor, como este (lote nº 967), resellado con el escusón de Barcelona, que tiene un precio de salida de 3.000 euros.

Terminamos el recorrido por la dinastía de los Austrias con dos piezas excepcionales de Carlos II. La primera (lote nº 1036) es una onza de 1697 de la ceca de Barcelona que podría ser pieza única y por la que la puja mínima fijada es de 6.000 euros.

A continuación estos dos escudos batidos en Mallorca (lote nº 1037) en 1689, son otra pieza rara y de extraordinaria belleza y estado de conservación excelente, que parte con un precio de salida también de 6.000 euros.

La llegada de los Borbones al trono de España supone la unificación del sistema monetario en todos sus territorios y el fin de las emisiones propiamente catalanas. Antes de estos decretos tenemos algunas valiosas emisiones fechadas durante la Guerra de Sucesión, como este escudo de Valencia (lote nº 1070), fechado en 1700, tan raro que podría ser único, y por el que se puede pujar a partir de 5.000 euros.

Salvo excepciones muy concretas, habrá que esperar a otra guerra, la de Independencia, para volver a ver acuñaciones realizadas en territorio catalán. Además de las acuñaciones napoleónicas, tenemos en el catálogo algunas rarezas como esta onza de Fernando VII (lote nº 1135), con fecha 1814, en excelente estado de conservación y con gran parte de brillo original, que sale a subasta desde 9.000 euros.

O, en plata, estas cinco pesetas de Lérida de 1809 (lote nº 1138) que pertenecieron a la antigua colección de la Hispanic Society, pieza muy escasa y en muy buen estado de conservación, con un precio en catálogo de 4.500 euros.

Del reinado de Isabel II destaca esta prueba no adoptada para medio real (lote nº 1181) de 1852, con salida en 3.500 euros, en un capítulo abundante y variado.

Las emisiones correspondientes al sistema de la peseta reservan aún pieza raras y valiosas, como esta emisión de 1900 con módulo de 20 pesetas de la Unió Catalanista de Vallmitjana (lote nº 1239), muy rara y en excelente estado de conservación, cuyo precio de salida a la puja es de 3.000 euros.

Las emisiones locales de la Guerra Civil y la emisión que se llevó a cabo en 1957 con motivo de la I Exposición Iberoamericana de Numismática, cierran esta subasta que a buen seguro, obtendrá una excelente acogida entre los coleccionistas.

X