Monedas de prestigio en Numismatica Genevensis

Monedas de prestigio en Numismatica Genevensis

Monedas de prestigio en Numismatica Genevensis 500 243 admin

La subasta de la firma suiza los próximos 24 y 25 de noviembre rematará un excepcional conjunto de monedas antiguas, árabes y extranjeras, que pocas veces puede verse juntas en un mismo catálogo.

El próximo catálogo de subastas de le firma ginebrina presenta solamente 668 lotes, pero para su remate ha reservado nada menos que dos sesiones en dos días consecutivos, lo que nos da idea de la cantidad de pujas que se esperan. Y viendo las monedas con cierto detenimiento la verdad es que no nos extraña, porque es un catálogo para disfrutar ––y para pujar aquellos pocos privilegiados que puedan permitirse pagar esos precios, ya que la mayoría superan los 5.000 francos suizos-.

La primera sesión, el próximo lunes 24, sacará a la puja las monedas antiguas y árabes, en una casi continua sucesión de piezas raras y valiosas. Como no podemos comentar todas, allá va una pequeñísima muestra.

En la moneda griega, lo primero que llama la atención es la abundancia de piezas de oro, un metal que era menos utilizado que la plata, y, por tanto sus emisiones son más raras y valiosas. Hay estáteras áureas de cecas muy diferentes como Tarento o Lampsakos, pero aquí les traemos una de las clásicas, la de Panticapea, pieza que nunca falta en una selección de las mejores monedas del mundo griego y de la que salen a subasta nada menos que dos ejemplares (lotes nº 31 y 32), con puja mínima de 150.000 y 50.000 francos suizos, respectivamente.

Aunque las monedas ptolemaicas sean algo más habituales en las subastas, no lo son en absoluto ejemplares como esta de Ptolomeo I (lote nº 61), aún con la cabeza de Alejandro efigiado como Herakles y Atenea en el reverso, por la que se puede pujar a partir de 200.000 francos.

Los áureos alto-imperiales sobrepasan también lo que estamos acostumbrados a ver, por precios y grados de rareza. Podemos empezar con éste de Galba (lote nº 87), con tipo epigráfico y un soberbio retrato del emperador, cuyo precio en catálogo es de 100.000 francos.

Por el doble -200.000 francos- se oferta este otro de Probo (lote nº 130), acuñado en Siscia, con el retrato del emperador y del Sol en el anverso y la personificación de Securitas en el reverso. Además de la rareza de la emisión, es considerada una de las monedas más bellas del siglo III d.C.

Y continúa la pujanza del oro en las emisiones de los últimos emperadores, aquellos cuyos nombres apenas conocemos, como es el caso de Olibrio, que reinó tan solo unos meses en el 472 d.C. Uno de sus escasos tremises, batido en el taller de Mediolanum, sale a subasta como lote nº 209 a partir de 200.000 francos. Y poco después (lote nº 211), encontramos un sólido de Rómulo Augusto, por el que se puede pujar desde 150.000 francos.

Hemos dejado para el final la moneda más valiosa de este apartado que es este medallón de bronce (lote nº 94) acuñado en Bitinia para Antínoo, el favorito del emperador Adriano, cuya imagen aparece tanto en la efigie del anverso como en la escena del reverso. Su precio de inicio se ha fijado en 300.000 francos.

La otra gran sección en la que conviene detenerse es la de las acuñaciones del mundo árabe, que van desde las primeras emisiones árabe-sasánidas hasta emisiones contemporáneas. Nuestra pequeña selección comienza con un dírhem omeya del 97 h. (lote nº 238) que nos proporciona la mención a una ceca inédita hasta ahora, la de al-Hind, que se sitúa en la actual India, y que marca la expansión islámica hacia Oriente. El precio de salida es de 150.000 francos.

Entre el gran conjunto de emisiones omeyas que salen a subasta también hay lugar para las piezas peninsulares, empezando con un extraordinario dinar bilingüe (lote nº 239), con precio de inicio en 15.000 francos.

De mucha más rareza es el dinar del 110 h. de ceca al-Andalus (lote nº 246), que falta en las principales obras de referencia, y que sale a subasta en 30.000 francos.

Para el día 25 de noviembre está previsto el remate de los lotes de moneda extranjera, en su mayoría europea, y también con una importante muestra -–ochenta lotes- de emisiones estadounidenses. Esta sección merece también un repaso detallado, porque las piezas valiosas y raras se suceden sin cesar. Como muestra, y por falta de espacio, les traemos este ejemplar del primer tálero acuñado en oro (lote nº 331), a nombre de Segismundo de Austria, una pieza excepcional cuya puja mínima se ha fijado en 250.000 francos.

No es la única moneda extraordinaria de las procedentes del Sacro Imperio, ni mucho menos la única en esta parte del catálogo que se presenta a la puja a partir de 100.000 francos. Vean, si no, los apartados dedicados a Rusia o Suiza, con este múltiplo de 20 ducados de la ciudad de Basilea (lote nº 591), acuñado en 1741, por el que se puede pujar nada menos que a partir de medio millón de francos.

También hay alguna moneda española (lotes nº 361-364), mucho más modesta en precios, y muy variada, porque va desde una pieza visigoda hasta esta onza sevillana de Felipe V (lote nº 364), valorada de inicio en 8.000 francos. Como verán, calidad y variedad se dan la mano en este remate, con piezas para disfrutar.

    X