Retrato romano en Hess Divo

Retrato romano en Hess Divo

Retrato romano en Hess Divo 500 250 admin

El nuevo remate que la firma suiza celebrará en Zürich el próximo 23 de octubre saca a subasta una espectacular colección de moneda romana desde finales de la República hasta la caída del Imperio. Además, un segundo catálogo ofrece más moneda antigua, europea, extranjera y persa.

La próxima subasta de Hess Divo, que se rematará el próximo 23 de octubre en Zürich, se presenta en esta ocasión en dos catálogos divididos a su vez en partes bien diferenciadas. El primero de ellos, al que dedicaremos buena parte de esta nota, está compuesto con los 141 lotes que forman la colección L. Herold de moneda romana. El segundo, en cambio, presenta capítulos tan diferentes como moneda antigua de distintas procedencias, moneda europea y extranjera, para terminar con una colección de moneda persa.

Aunque todos los capítulos albergan piezas de enorme interés, sin duda el más llamativo es el catálogo dedicado a la colección Herold, que se publicita como una maravillosa muestra del retrato romano. Desde la época de los imperatores a finales de la República hasta la caída del Imperio, la oferta es ciertamente interesante y los apasionados de la moneda romana disfrutarán con ella, tanto por la rareza como por la calidad de las piezas.

Nuestra pequeña selección comienza con este áureo acuñado por Calígula posiblemente en Lugdunum (lote nº 10), en el año 37-38 d.C., con el retrato del emperador en anverso y en reverso el de su padre Germánico. Se presenta a subasta con una puja mínima de 24000 francos suizos.

Poco después, este otro áureo, esta vez de Galba (lote nº 12) nos ofrece igualmente un impresionante y realista retrato imperial en el anverso. El precio de inicio de esta moneda es de 20000 francos.

La moneda con mayor valoración de este catálogo es este ejemplar acuñado para Vespasiano (lote nº 17) que se enmarca dentro de las emisiones conmemorativas realizadas tras la conquista de Judea, como indican el trofeo del reverso y la leyenda que lo acompañan. De su rareza y calidad da idea el hecho de que la puja mínima se haya fijado en nada menos que 120000 francos y que la estimación se haya calculado en 150000.

Las acuñaciones con los retratos de las mujeres de la familia imperial son las que se llevan la palma en lo que a precio se refiere entre las emisiones de antoninos y severos. Comenzamos con este áureo dedicado a Matidia, sobrina de Trajano (lote nº 25), en cuyo reverso podemos verla representada como Pietas, y que sale a subasta a partir de 40000 francos.

Cambiamos de metal para fijarnos en este medallón de bronce (lote nº 36) acuñado a nombre de Lucilla, esposa de Lucio Vero. A su retrato en el anverso, le acompaña en la otra cara de la moneda una escena con dos grupos de vestales alrededor del templo de Vesta. Al igual que la moneda anterior, la puja mínima por esta pieza es de 40000 francos.

Plautilla, esposa de Caracalla, es la protagonista de esta rara moneda (lote nº 43) perteneciente a una emisión con muy pocos ejemplares conocidos, en la que aparece en anverso el retrato de la emperatriz y en el reverso la pareja imperial dándose la mano. Sale a subasta desde 28000 francos.

Aunque los áureos sean, por lógica, las monedas más valoradas de esta subasta, se encuentran emisiones en otros metales de gran rareza, así que les recomendamos un repaso por los antoninianos, con ejemplares tan notables como esta emisión de Jotapiano (lote nº 59) el usurpador que se levantó en el oriente del Imperio contra Filipo el Árabe en el 249 d.C. De sus rarísimas emisiones de antoninianos, de los que se conocen menos de veinte ejemplares, procede ésta pieza, atribuida al taller de Nicópolis, por la que se puede pujar a partir de 20000 francos.

En la segunda mitad del siglo III, en un periodo en el que estamos acostumbrados a ver devaluadas monedas de vellón, tenemos este áureo acuñado por Valeriano I (lote nº 63) con la personificación de Felicitas en el reverso, considerado pieza muy rara, por lo que su puja de salida se ha fijado en 40000 francos.

Avanzamos en el tiempo y nos detenemos en este múltiplo argénteo, equivalente a cuatro silicuas, del emperador Constante (lote nº 110), acuñado como donativa en Tesalónica en 337-338. Este espectacular medallón sale a subasta a partir de 28000 francos.

Por último, fijamos su atención sobre una pieza ya muy tardía, de finales del siglo IV, acuñada por el emperador Eugenio (lote nº 134). Se trata de un sólido acuñado en la ceca de Treveris en cuyo reverso aparece el emperador entronizado en compañía de Teodosio I. La puja mínima se ha fijado en 25600 francos.

El segundo de los catálogos presenta algunas monedas que pueden ser interesantes para los coleccionistas de moneda española, como el raro medio shekel cartaginés (lote nº 150), con el que se inicia el capítulo de moneda antigua, valorado de inicio en 6000 francos, además de alguna moneda moderna, sin dejar de lado otras acuñaciones de los territorios que formaron parte del imperio español.

    X