Selecta moneda antigua en Ars Classica

Selecta moneda antigua en Ars Classica

Selecta moneda antigua en Ars Classica 500 262 admin

La prestigiosa firma subastará en Zúrich el próximo 6 de octubre tres catálogos de moneda griega y romana. El total no llega a los quinientos lotes, pero la selección de piezas hace de este remate un deleite para los aficionados a la moneda antigua.

No es ninguna sorpresa que Numismatica Ars Classica organice una subasta con moneda antigua de gran calidad, pero siempre nos apetece disfrutarla y comentarla con nuestros lectores. La que han preparado para este próximo 6 de octubre se reparte en tres catálogos diferentes en función de su colección de procedencia, ya que no del número de lotes, que tan sólo suman 488 piezas, lo nos da idea de la importancia de la oferta. Seguro que los nombres de los coleccionistas que han aportado las monedas para este remate les suenan, puesto que se trata de las segundas partes de la colección Gasvoda y de la colección Ernst Ploil de moneda romana cuyas primeras partes fueron rematadas por esta misma firma hace justo un año y se suma ahora también la colección América de moneda griega.

Por desgracia, la mayoría de nosotros no podrá pujar por los lotes más interesantes, cuyos precios no bajan en ningún caso de los cinco dígitos, pero nada nos impide disfrutar de las imágenes de estas maravillosas monedas.

El primero de los catálogos, dedicado en exclusiva a la segunda parte de la colección Gasvoda, consta de 190 lotes de moneda romana republicana y alto-imperial, que se inicia con este áureo de Sila (lote nº 1), una de las escasísimas emisiones en oro republicanas anteriores al periodo de los imperatores, por el que se puede pujar a partir de 80.000 francos suizos.

A excepción de esta y otra moneda de Sila, el resto de la moneda republicana se fecha ya en la conflictiva, y numismáticamente fértil, etapa de los imperatores, con piezas que nos permiten admirar el retrato de los protagonistas de este trascendental periodo histórico: Julio César, Marco Antonio, Octaviano, Lépido… Por encima de todas ellas se sitúa en precio de salida una de las monedas más famosas de la historia de Roma, el denario dedicado a los Idus de marzo (lote nº 20) que sale a subasta en nada menos que 220.000 francos.

El imperio se encuentra representado por una excelente selección de áureos, que van desde Augusto hasta el final de la dinastía flavia, aunque realmente la moneda que cierra el catálogo es este áureo de Trajano (lote nº 191) pertenecientes a las emisiones de restauración y con la efigie de Julio César. Su puja mínima es de 48.000 francos.

Volviendo al inicio de esta etapa, podríamos fijarnos en muchos ejemplares interesantes, pero barremos para nosotros y les mostramos uno de los áureos de Augusto atribuidos tradicionalmente a la ceca de Caesaraugusta (lote nº 57), que tiene un precio de salida de 48.000 francos.

Pero además de los áureos, sorprende encontrar en este catálogo piezas de bronce de gran calidad y rareza, en excelentes estados de conservación, y con precios de inicio que no tienen nada que envidiar a los de las monedas de oro. El ejemplo más claro es este sestercio de Galba (lote nº 139), extraordinariamente raro, por el que se ha fijado una puja mínima de 52.000 francos.

A continuación, la colección Ernst Ploil retoma el imperio donde lo dejó su predecesora, con acuñaciones a partir de Nerva, que concluyen con este magnífico medallón de 16 silicuas (lote nº 354) acuñado en Aquilea para Valentiniano II hacia el 385 d.C., que sale con un precio de inicio de 48.000 francos.

Hasta llegar a él, un interesante recorrido por las acuñaciones especialmente de antoninos y severos, y con precios en bastantes lotes asequibles para muchos bolsillos. No es el caso de este áureo de Cómodo (lote nº 299), por el que los interesados deberán pujar desde al menos 36.000 francos, pero es lo que tiene ser una pieza única y aparentemente inédita. Fíjense en el curiosísimo reverso con la Fortuna sosteniendo un caballo por su rienda, que hasta ahora sólo se conocía en unos rarísimos denarios.

El tercer y último de los catálogos está dedicado a la moneda griega y saca a subasta 152 lotes de la denominada colección América, en la que encontramos muchas de esas maravillosas acuñaciones que salpican las ilustraciones de los manuales de numismática antigua.

De nuevo es realmente difícil hacer una selección, pero lo que no deben perderse es el surtido de acuñaciones de Sicilia y Magna Grecia, que nos ofrece ejemplares como esta tetradracma de Catana (lote nº 1014), firmada por Heraclidas a finales del siglo V a.C., cuyo precio de salida es de 100.000 francos.

O esta otra tetradracma de Naxos (lote nº 1019), con el emblemático Sileno, una pieza rarísima con un pedigrí espectacular que se remonta al siglo XIX y que ha pasado incluso por el Museo Británico. No es de extrañar que esta historia haya hecho subir su puja mínima hasta los 400.000 francos, lo que la convierte en la moneda más cara de toda esta subasta.

No la superan ni siquiera las bellísimas decadracmas y tetradracmas siracusanas, de las que se presenta una buena selección. El precio de salida de esta decadracma que vemos (lote nº 1024), firmada por Kimón, es de 160.000 francos.

Y el de esta preciosa y rarísima tetradracma sículo-púnica (lote nº 1039), en cuyo anverso muy posiblemente se efigia a la diosa Tanit, y que sin duda podemos calificar como una de las acuñaciones cartaginesas más bellas, es de 120.000 francos.

No faltan en este catálogo lechuzas atenienses, tortugas eginetas, piezas en electro de Misia o jonia con el arcaico reverso incuso, o acuñaciones ya de época helenística, como esta estátera de Eucrátides I, rey de Bactria (lote nº 1133), pieza de extrema rareza por la que se puede pujar a partir de 48.000 francos.

Como les decíamos, un placer para los ojos de quienes disfrutamos con la moneda de la antigüedad, así que no se pierdan los catálogos que pueden descargarse íntegramente en la red.

X