Subasta de Áureo & Calicó en diciembre

Subasta de Áureo & Calicó en diciembre

Subasta de Áureo & Calicó en diciembre 500 247 admin

Más de mil trescientos lotes forman el catálogo que se rematará en sala la mañana y la tarde del próximo jueves 11 de diciembre. Entre la amplia oferta podrán encontrar moneda antigua, española, extranjera, billetes, medallas y una colección de durillos.

La firma barcelonesa Áureo & Calicó cierra el año 2014 con una gran subasta en sala para la que ha preparado un total de 1.300 lotes, repartidos en sesiones de mañana y tarde. Con tan gran número de piezas, y la variedad representada, nuestra selección por fuerza ha de quedarse corta, pero al menos esperamos que puedan hacerse una idea de todo lo que ofrece el catálogo.

A partir de las 11 horas comenzará el remate con el apartado de moneda antigua, muy completo, y en el que es posible encontrar emisiones griegas, romanas o bizantinas, incluso con alguna pieza inédita, como este denario de Pescenio Níger (lote nº 97) y algunos ejemplares áureos de gran valor.

El capítulo de moneda hispánica es muy variado tanto en cronologías como en valores representados, y en él no faltan rarezas como un divisor de electro atribuido a una posible emisión hispano-cartaginesa (lote nº 127) o un raro quinario de Turiasu (lote nº 160). Cada una de estas monedas sale a subasta a partir de 1.200 euros.

Avanzamos hasta la Edad Media para fijarnos en este real acuñado en Toledo para Alfonso de Ávila (lote nº 276), pieza muy rara y en muy buen estado de conservación, por la que se puede pujar a partir de 2.500 euros.

A continuación encontramos otro real, también muy raro, que pertenece a las acuñaciones del rey Alfonso V de Portugal (lote nº 277). Aunque no presenta marca de ceca, combina en sus caras los escudos de Castilla y León y el portugués. Su precio en catálogo es de 1.900 euros.

Entre las emisiones de los Reyes Católicos no faltan algunas de sus piezas más emblemáticas, encabezadas por este castellano de la ceca de Toledo (lote nº 287), muy raro y en muy buen estado de conservación, cuyo precio de inicio en la puja es de 6.000 euros.

Menos habitual es encontrar en las subastas emisiones de sus sucesores Juana y Carlos, máxime si son ejemplares de tanta rareza como este medio real de la ceca de Zaragoza (lote nº 292), considerado inédito y quizás único, por el que se puede pujar a partir de 900 euros.

También son rarísimos estos tres reales (lote nº 294) batidos en la ceca de Méjico para los mismos monarcas, cuyo precio en catálogo asciende a 2.500 euros.

Entre las más hermosas acuñaciones de la dinastía de los Austrias se sitúan las realizadas en el Real Ingenio de Segovia. En 1586, primer año de la fabricación allí de reales de a ocho, se acuñó esta pieza que sale a subasta como lote nº 312 y 2.200 euros de puja mínima.

Del otro lado del Atlántico procede este duro de Potosí (lote nº 328) con un error en la fecha que la convierte en 1041, rarísimo, con restos de sobredorado, y un precio de inicio en subasta de 4.000 euros.

La llegada al trono español de los Borbones supone la eclosión de las grandes piezas de oro, tan apreciadas y tan presentes en nuestras subastas. El surtido es muy variado, por lo que solo les vamos a mostrar algún ejemplo, como estos cuatro escudos sevillanos de de 1715 (lote nº 379), raros y en muy buen estado de conservación.

Ya de Carlos IV tenemos esta onza (lote nº 606), también de la ceca de Sevilla, con fecha 1791, rarísima, cuyo precio de salida es de 4.000 euros.

Aunque hemos de llegar al siglo XIX para encontrarnos con la pieza más cara de este conjunto: la onza de Fernando VII (lote nº 707), de ceca Cataluña y fecha 1813, muy rara, en conservación excelente, e incluso con restos de brillo original. Todo ello justifica su puja mínima fijada en 9.000 euros.

A estas alturas de la subasta, nos encontraríamos ya en la sesión de tarde, que se habría iniciado a las 16 horas con el lote 607, y estaríamos llegando a la colección de durillos. Se trata de monedas de medio escudo, o módulo similar, con un centenar y medio de lotes (del 764 al 915) y que van desde los reinados de Felipe V al de Isabel II, ambos incluidos. Hay piezas muy hermosas y bien conservadas a precios muy asequibles.

Tras el remate de esta colección se enlaza con la moneda contemporánea española, ordenada por valores, no por fechas, lo cual nos lleva a continuos saltos en el tiempo. Aún así, no se pierdan piezas como un peso de Manila de 1895 para Alfonso XIII (lote nº 927) o una prueba no adoptada de la II República para los 25 céntimos de 1937 (lote nº 942).

Pero sobre todo esperen a ver este ejemplar de 2,5 pesetas (lote nº 951) con fecha 1953 *19-54, acuñado en plata. Se considera una pieza única que podría ser la prueba de presentación que se acuñó para mostrarle a Franco. Su precio de inicio en la puja es de 9.000 euros.

Es importante, tanto por número como por el interés de las monedas, el capítulo dedicado a las emisiones extranjeras, con un total de 238 lotes en los que predomina la moneda europea. Tenemos piezas francesas destacables, como un luis de oro de Luis XV (lote nº 1022), con salida en 2.800 euros, y un muy buen conjunto de moneda portuguesa, con rarezas como un cinquino de Juan III (lote nº 111: salida en 3.000 euros), o un cruzado novo de Juan VI, de 1818 (lote nº 1128: salida en 4.000 euros).

Aunque todas ellas palidecen frente a los cinco rublos de Nicolás I (lote nº 1166), moneda que por su precio -18.000 euros de inicio- se pone a la cabeza de la subasta. Se trata de una pieza rarísima y en muy buen estado de conservación, que muy bien podría depararnos una de esas subidas estratosféricas que hasta hace no mucho tiempo veíamos en las adjudicaciones de las monedas rusas.

Por si todo esto no fuera suficiente, aún quedaría por rematar la sección dedicada a medallas y condecoraciones, además de la de billetes, con papel moneda de España y de Cuba, en ambos casos con lotes dignos de una revisión, como es el caso de esos 1.000 pesos de Cuba de 1944 (lote nº 1330) por los que la puja mínima es de 4.500 euros. Un colofón por todo lo alto para una subasta cuyo interés no decae en ninguno de los capítulos que oferta.

    X