Última subasta del año en Martí Hervera, Soler y Llach

Última subasta del año en Martí Hervera, Soler y Llach

Última subasta del año en Martí Hervera, Soler y Llach 500 262 admin

Las firmas barcelonesas cierran 2017 con el remate en sala el próximo martes 19 de más de ochocientos cincuenta lotes de moneda antigua, española, extranjera y billetes. El plato fuerte de la subasta es una magnífica colección de piezas de ocho escudos del reinado de Carlos IV.

Quinto y último remate numismático de este año de Martí Hervera, Soler y Llach, y siguiendo el dicho de “no hay quinto malo”, las firmas barcelonesas han preparado para la ocasión un interesante catálogo con un total de 852 lotes que van de moneda antigua, española, extranjera a billetes. Una oferta muy variada en la que tendrá un especial protagonismo la colección de más de ciento cincuenta monedas de ocho escudos acuñadas bajo el reinado de Carlos II.

Hasta llegar a ellos, sin embargo, hay otras muchas piezas interesantes para revisar, empezando por los distintos capítulos de moneda antigua -griega, celtibérica o romana- que ofrecen la oportunidad de pujar por ejemplares como este áureo de Adriano (lote nº 200) en muy buena conservación y a partir de 2.000 euros de salida.

El recorrido por la historia monetaria española, iniciado con las emisiones aquí denominadas celtibéricas, continúa con las acuñaciones visigodas y medievales, tanto de reinos andalusíes como cristianos. La moneda que vemos junto a estas líneas es un raro tremís de Sisebuto acuñado en el taller de Elvora (lote nº 225) por el que se ha fijado una puja mínima de 1.800 euros.

De los Reyes Católicos destacamos este castellano (lote nº 277) batido en la ceca de Sevilla, raro y en muy buen estado de conservación, que tiene un precio en catálogo de 2.750 euros.

La llegada de los borbones trae a este catálogo un buen número de valiosas piezas áureas, no solo de Calos IV. Empezamos con estos ocho escudos labrados en Méjico en 1743 para Felipe V (lote nº 297), en excelente estado de conservación y con brillo original, por los que se ha fijado un precio de salida de 3.900 euros.

A Fernando VI le corresponde la acuñación de esta otra onza (lote nº 311), salida también del taller de Méjico, con fecha 1750, que se presenta como uno de los mejores ejemplares conocidos de su tipo por su estado de conservación sin circular, brillo original y pátina. Su precio en catálogo es de 6.900 euros.

De Carlos III les mostramos estos otro ocho escudos de la ceca de Lima y fecha 1767 (lote nº 333) raros y en conservación casi sin circular, por los que se puede pujar a partir de 3.800 euros.

Ahora sí llegamos ya al oro de Carlos IV, que saca a subasta en este catálogo ejemplares como las onzas de Guatemala de los años 1794 (lote nº 360) y 1801/797 (lote nº 361), ambas muy raras y en estados de conservación excelentes, con precios de salida de 7.500 y 7.000 euros, respectivamente.

El precio más alto de salida lo ostentan estos ocho escudos de la ceca de Popayán (lote nº 461), fechados en 1804, rarísimos, en estado de conservación excelente y con restos de brillo original, por los que se ha fijado una puja mínima de 9.000 euros.

También son muy interesantes los ejemplares de Sevilla de 1790 y 1791 (lotes nº 516 y 517), ambos rarísimos y más en tan altos grados de conservación. Sus precios en catálogo son de 7.000 y 6.500 euros, respectivamente.

Estos ejemplos son una buena muestra del excelente surtido de monedas que saca a subasta este apartado y que, sin duda, va a atraer la atención de un gran número de coleccionistas de moneda española.

Para quienes prefieran acuñaciones más modernas, ya del sistema de la peseta, el catálogo saca también a la puja ejemplares como estas 20 pesetas de la Unión Catalanista (lote nº 680) de 1900, escasas y sin circular, por 3.000 euros de salida.

O este ejemplar de 1 peseta de Franco de 1946 (*19-48) con el busto de Benlliure (lote nº 693), muy rara y en muy buen estado de conservación, que tiene un precio de inicio en la puja de 3.800 euros.

La moneda extranjera cuenta en esta ocasión con una buena representación de piezas clásicas en oro, -pesos mejicanos, soles peruanos, dólares, soberanos…- y como suele ser habitual en este capítulo con mucha variedad de fechas y procedencias.

Terminamos con el capítulo de notafilia que merece especial atención porque reúne un número muy destacable de valiosos billetes españoles, empezando por el único ejemplar conocido de los 500 reales de vellón emitidos por el Banco de Jerez de la Frontera el 20 de enero de 1860, que sale a subasta como lote nº 799 a partir de 3.000 euros.

O estas 50 pesetas de la emisión de 30 de noviembre de 1902 (lote nº 809), muy raras, y el mejor ejemplar de los tres conocidos de su tipo. Su precio de salida es de 4.000 euros.

Todavía están a tiempo de examinar personalmente los lotes en la sede de Martí Hervera hasta el día 15 de diciembre y en la de Soler y Llach los días 18 y 19 y por supuesto de descargarse el catálogo completo de la subasta pinchando sobre el anuncio de ambas firmas en la portada de esta revista o en www.subastashervera.com o www.soleryllach.com y enviar sus pujas por esta interesante oferta.

    X