Celebrada la subasta de Jesús Vico

Celebrada la subasta de Jesús Vico

Celebrada la subasta de Jesús Vico 500 250 admin

La veterana firma madrileña celebró su remate en sala nº 146 el pasado jueves 27 de octubre con un alto porcentaje de ventas, especialmente en el capítulo de monedas de la monarquía española.

La tarde del pasado jueves 27 de octubre la sede de Jesús Vico en la madrileña calle de Jorge Juan albergó una de sus animadas subastas en sala en la que se fueron sometiendo al veredicto del martillo los 815 que componían el catálogo. De nuevo tenemos que hablar de un muy buen porcentaje total de ventas, superior al 80%, pero que fue un tanto desigual en los diferentes capítulos.

Comenzó la subasta con el remate de la moneda de la Hispania antigua, cerca de centenar e medio de lotes de muy buena calidad que, lamentablemente, no obtuvieron la acogida que merecían. Es de lamentar que una buena parte del extraordinario surtido de acuñaciones hispano-cartaginesas se quedara sin adjudicar, como fue el caso del triple siclo de la serie proa (lote nº 32), o la estátera áurea (lote nº 37). Y tampoco tuvieron resultados mucho mejores el resto de series de este apartado, del que destacaríamos los 1.200 euros logrados por este as o unidad de Kalakorikos (Calahorra) (lote nº 28), que salía en 1.000.

Entre las acuñaciones romano-republicanas hay que señalar que esta vez ha sido una pieza de bronce al que ha conseguido el mejor remate. Se trata de este triens (lote nº 158) con su correspondiente marca de valor de cuatro glóbulos, que subió en la puja de 575 euros a 1.750.

Por lo que se refiere a las emisiones imperiales, la palma recayó, como era de esperar, en un áureo, en este caso en este de Marco Aurelio (lote nº 242), escaso y en excelente estado de conservación, con un bonito reverso en el que el emperador en traje militar es coronado por una victoria. De un precio de salida de 3.500 euros subió hasta 5.900 de martillo.

En cuanto a las acuñaciones suevas y visigodas, tampoco nos depararon sorpresas notables. El tremís suevo (lote nº 391) se remató en sus 4.000 euros de salida, mientras que las visigodas corrieron peor suerte, ya que ninguna de las grandes monedas que salían a subasta, piezas únicas como el tremís de Égica de la ceca de Salmantica o rarísimas, como el Gundemaro de Volotania, se quedaron sin adjudicar.

El gran capítulo que normalmente denominamos de la monarquía española, esto es, de los Reyes Católicos en adelante, junto con las acuñaciones del sistema de la peseta hasta nuestros días, superaron con creces la media y vieron cómo se iban adjudicando la gran mayoría de sus lotes. No se vieron, sin embargo, subidas demasiado llamativas aunque hay que destacar los 6.600 euros de martillo que consiguió esta onza de Madrid de 1719 (lote nº 494), una acuñación para Felipe V de gran valor histórico y rareza, que salía a subasta en 5.500 euros.

Entre las emisiones más recientes de la oferta se encontraba esta serie completa de tres valores de la II Exposición de Numismática e Internacional de Medallas (lote nº 706), que subió en la puja de 1.500 euros de inicio a 2.000 de remate.

Excelentes resultados también en el pequeño capítulo dedicado a los billetes españoles (lotes 799-815), vendidos todos menos dos, y adjudicados muy por encima de su precio de salida llegando incluso a multiplicar por más de 10 la puja mínima, como sucedió con el lote nº 804, 500 pesetas de 1907, que salían en 80 euros y se adjudicaron en 950. Hasta los 2.200 euros subieron estas 1.000 pesetas de esa mima emisión de 10 de mayo de 1907 (lote nº 805) desde un precio en catálogo de solo 400. Y en 1.075 euros cayó el martillo por el otro ejemplar similar, que salía como lote 806 desde 120 euros de puja mínima.

El capítulo de moneda extranjera suele dejar algún que otro resultado inesperado. En este caso llegó de la mano de estos dos reales mejicanos (lote nº 770) batidos en la ceca de Guadalajara en 1842, con acuñación algo floja pero sin circular, que salían a la puja en unos modestos 30 euros que se convirtieron finalmente en 1.250 de martillo.

En general, este apartado de acuñaciones foráneas obtuvo un buen porcentaje de ventas en el que incluimos también el surtido de moneda portuguesas donde esta peça de Miguel I (lote nº 778) de 1830 obtuvo el precio más alto al ser adjudicada en 1.500 euros.

Todos los resultados de la subasta, así como los lotes disponibles, pueden consultarse en la página web de Jesús Vico www.jesusvico.es o pinchando sobre su anuncio en la portada de esta revista.

    X