Celebrada la subasta de José A. Herrero

Celebrada la subasta de José A. Herrero

Celebrada la subasta de José A. Herrero 500 259 admin

La última subasta del año de la veterana firma madrileña congregó el pasado jueves 10 de diciembre a gran cantidad de público y se saldó con un buen porcentaje de ventas y notables resultados, especialmente en los capítulos de moneda antigua y española.

El salón del Hotel NH Alcalá que albergó el último remate en sala de 2015 de José A. Herrero se quedó pequeño ante la gran afluencia de comerciantes y coleccionistas que acudieron a pujar en vivo atraídos por la variedad y calidad de la oferta. Entre moneda antigua, española, extranjera, billetes, medallas, documentación y lotes de conjunto, el catálogo sumaba cerca de mil lotes que fueron pasando por el veredicto del martillo en general con buenos resultados.

Del amplio surtido de moneda hispánica antigua destacamos este semis de Ilercavonia-Dertosa (lote nº 52), muy raro y en muy buen estado de conservación, que pasó en la puja de 1.250 euros de inicio a 1.600 de remate.

Como suele ser habitual, los denarios republicanos contaron con una muy buena acogida por parte de los pujadores, que se tradujo en un altísimo porcentaje de lotes adjudicados y subidas como la del denario de C. Numitorio (lote nº 190), desde 4.500 a 4.800 euros o la de Numonio Vaala (lote nº 191), que se remató en 4.500 euros frente a sus 3.500 de catálogo.

En el Imperio romano se llevaron la palma los áureos y en concreto destacamos la adjudicación de este de Heliogábalo (lote nº 274), raro y en excelente estado de conservación, que realizó un precio de martillo de 5.500 euros.

Esta meaja, u óbolo (lote nº 368), atribuida a Alfonso VII, quizás del taller de León o del de Toledo, se convirtió en la moneda con mayor remate de todas las acuñaciones medievales, al conseguir hacer caer el martillo en 1.600 euros.

En el gran capítulo dedicado a la monarquía española no resultó ninguna sorpresa que fueran las onzas las que coparan los precios más altos, en cambio, los cuatro reales (lote nº 407) de Zaragoza de 1547 a nombre de Juana y Carlos como reyes de Aragón, no se adjudicaron, a pesar de tratarse de una moneda rarísima. De todas las grandes piezas de oro que se remataron, les traemos aquí los ocho escudos acuñados en Lima en 1811 para Fernando VII (lote nº 575), que subieron desde 3.000 euros en catálogo hasta 4.250 de adjudicación.

También consiguió una subida de precio considerable esta peseta de Franco con el busto de Benlliure (lote nº 635), del año 1946 (19-48), al pasar de 1.600 euros de inicio a ser adjudicada en 2.700.

Terminamos con una última sorpresa, que fue además una de las subidas porcentualmente más altas de la subasta. Dentro del pequeño capítulo dedicado a condecoraciones se encontraba esta bella pieza portuguesa de la Real Orden de Santa Isabel (lote nº 939), que salía a subasta desde 1.250 euros y fue rematada en 5.500. Un buen colofón para una subasta animada y con buenos resultados.

    X