Subasta de verano de Künker

Subasta de verano de Künker

Subasta de verano de Künker 500 248 admin

Entre los días 21 y 23 de junio la firma alemana sacará a subasta su nueva oferta, repartida en tres catálogos, que tiene como mayor atractivo las rarezas rusas pero en la que también es posible encontrar interesantes monedas antiguas, alemanas y del resto del mundo.

La ciudad alemana de Osnabrück albergará una vez más las subastas numismáticas de la firma Künker, que tiene allí su sede. En esta ocasión la conocida como subasta de verano, se reparte en tres diferentes catálogos que se irán rematando en sesiones de mañana y tarde entre el martes 21 y el jueves 23 de junio. En total serán alrededor de 2.300 lotes los que pasen por el veredicto del martillo con una estimación previa de ventas que supera los 7 millones de euros.

Una buena parte de esta cantidad se espera que salga del remate de las rarezas rusas, monedas y medallas, que se presentan como el plato fuerte de esta subasta de verano, con varios ejemplares que superan ya de puja mínima los 100.000 euros. Por ejemplo, esta medalla de oro de 1814 (lote nº 345) que fue acuñada por la zarina María Fedorovna en honor de su hijo el zar Alejandro I, con un peso equivalente a 48 ducados, pieza de la más alta rareza, que tiene un precio de salida de 100.000 euros.

Otra medalla de oro que se subastará desde este mismo precio es esta de 1838 (lote nº 403) grabada bajo el zar Nicolás I en conmemoración de la construcción de la catedral de Cristo Salvador en Moscú. Aunque el precio más alto de salida es la del conjunto de veinte medallas de plata (lote nº 347) mandadas acuñar por el zar Alejandro I entre 1834 y 1837 con diseño del conde Tolstoi recordando las batallas contra Napoleón. La puja mínima por este importantísimo conjunto es de 120.000 euros.

Entre las monedas destaca esta pieza de 3 rublos en platino (lote nº 369), con fecha 1839, de la ceca de San Petersburgo, calificada como de enorme rareza y en calidad proof, que sale a subasta a partir de 80.000 euros, aunque se calcula que alcance los 100.000.

La moneda rusa comparte catálogo con las emisiones de la antigüedad, de las que se presenta una selección de 200 lotes con muchas piezas interesantes. Como ejemplo les mostramos esta estátera áurea de Tarento (lote nº 8), con una cabeza de ninfa en anverso y el emblemático jinete, por la que se puede pujar desde 32.000 euros.

O si prefieren las series de estilo arcaico, pueden optar por el mismo precio de salida, por esta estátera de Berge en Tracia (lote nº 36) fechada alrededor del 500 a.C., con una escena de sátiro y ninfa en el anverso y en el reverso cuadrado incuso, una pieza también muy rara.

Entre las acuñaciones romanas no faltan denarios valiosos como el de M. Arrius Secundus (lote nº 92: salida en 8.000 euros), del 43 a.C., pero los precios más altos los copan los áureos alto-imperiales. El que vemos (lote nº 118) fue acuñado para Otón en el 69 d.C. y tiene un precio de inicio en la puja de 60.000 euros.

De los áureos dinásticos de los Severos les mostramos este (lote nº 136) con los magníficos retratos de Septimio Severo y Caracalla en el anverso, que conmemora además la victoria contra los partos, por el que se puede pujar a partir de 48.000 euros.

El segundo de los catálogos reúne más de mil trescientos lotes de moneda europea y de ultramar con medalla alemana, en su mayoría acuñaciones de plata. Una combinación similar de moneda y medalla extranjera y alemana ofrece el tercer y último catálogo, aunque en este caso con el oro como metal principal. Comienza con una colección de moneda de Ratisbona y seguirá con las acuñaciones áureas alemanas, que alberga un amplio surtido de piezas valiosas. Entre ellas encontramos esta moneda de 10 ducados (lote nº 3210) acuñada en 1634 por Guillermo V de Hessen-Kassel, de la más alta rareza, por la que se puede pujar desde 160.000 euros.

Posteriores a la unificación alemana, hay que señalar la presencia de ejemplares de 10 marcos de 1878 (lote nº 3958), a nombre del káiser Guillermo I, con salida en 40.000 euros, o los 3 marcos de 1917 con los que se conmemoró el 400 aniversario de la Reforma de Lutero (lote nº 4215), considerada una de las monedas alemanas más raras de esta etapa, que parte con una puja mínima de 32.000 euros.

Entre la moneda extranjera tampoco faltan monedas de gran valor y rareza, como esta pieza de 4 escudos de Saboya (lote nº 3545), que muestra en el anverso el retrato de Carlos Manuel II junto a su madre María Cristina. Acuñada en 1642 en Chambéry, es considerada de la más alta rareza y sale a subasta desde 48.000 euros.

Esta medalla de oro con peso de 16 ducados (lote nº 3640) fue acuñada como donativo por la ciudad de Danzig con motivo del matrimonio de Ladislao IV con Ludovica Gonzaga en 1646. Con su rojo de rubí y su azul de zafiro, es más una joya que una medalla, y se considera de la mayor rareza, por lo que su puja mínima asciende a 40.000 euros.

La nota exótica la ponen monedas como esta de Corea (lote nº 3718), 20 won acuñados en Osaka en 1906, muy rara y con un precio de salida de 60.000 euros.

En lo que se refiere a España, este catálogo ofrece una pequeña selección de piezas de oro (lotes nº 3667-3675), que van desde la Edad Media hasta Fernando VII y en la que no faltan ejemplares interesantes, empezando por este ducado acuñado en Valencia para Juan II (lote nº 3668) con salida en 8.000 euros.

Y entre las más modernas, estos 320 reales acuñados en Madrid en 1810 a nombre de José Napoleón I (lote nº 3674), también muy raros, con el mismo precio de inicio de 8.000 euros. A estas monedas hay que añadir algunas otras acuñadas en territorios del imperio español tanto europeos como de ultramar, por lo que en conjunto es una oferta interesante que merece la pena revisar.

X