The New York Sale

The New York Sale

The New York Sale 500 256 admin

El catálogo preparado conjuntamente por Baldwin’s, Dmitry Markov y M&M Numismatics para el próximo 9 de enero ofrece una cuidada selección de monedas del mundo antiguo, además de piezas islámicas y extranjeras.

Una vez más, otra de las selectas subastas que se celebrarán en el marco de la convención internacional de Nueva York es la conocida como New York Sale, que discurre ya por su trigésima edición. Realizado conjuntamente por las firmas Baldwin’s, Dmitry Markov y M&M Numismatics, el catálogo que se rematará el próximo miércoles 9 de enero ofrece un total de 565 lotes, principalmente de moneda antigua, además de emisiones islámicas y moneda extranjera. Para el día 10 de enero se ha preparado otro catálogo monográfico dedicado a Rusia, con monedas, medallas y bibliografía, pero en esta ocasión vamos a ocuparnos solamente de la primera de las subastas, que comenzará con dos exclusivas piezas hispanas.

El lote nº 1 es una hemidracma ebusitana, de las acuñadas con motivo de la II Guerra Púnica, con los conocidos tipos de Bes y toro avanzando a izquierda, cuyo precio de salida es de 4000 dólares.

De la misma época es el shekel hispano cartaginés que se subastará con el nº 2, a partir de 1200 dólares, perteneciente a la serie de caballo parado delante de palmera, con la letra zayim como símbolo, una de las más comunes de las emisiones púnicas en Hispania, si bien en el catálogo se califica de rara.

Tras estas dos piezas que destacamos porque pueden resultar interesantes para los coleccionistas de moneda hispánica, el apartado de moneda griega nos ofrece ejemplares valiosos y de gran belleza, entre los que no podían faltar las amonedaciones siciliotas. Conviene destacar las piezas de Leontinoi, como la tetradracma nº 19, con salida en 10000 dólares, o las espectaculares emisiones de Naxos, con el sileno, como esta dracma nº 25, que se subasta a partir de 20000 dólares.

Encontramos también un buen surtido de tetradracmas siracusanas, encabezadas por esta espectacular pieza firmada por Kimón en ambas caras (lote nº 55), que se labró durante el reinado de Dionisio I. La puja mínima por esta moneda es de 80000 dólares.

Tampoco desmerece esta otra tetradracma de la misma época, firmada por Euclidas a finales del siglo V (lote nº 52), aunque su precio de salida se sitúa justamente en la mitad: 40000 dólares.

Entre las monedas con mayor cotización de la subasta se sitúan dos rarísimas estáteras de electro. Una de ellas (lote nº 142) procede de una ceca incierta del noroeste de Asia Menor y presenta una quimera en anverso y un cuadrado incuso en reverso. De este tipo sólo se conocen dos ejemplares: uno en el Museo Británico y el que sale ahora a subasta a partir de 80000 dólares.

De mucho mayor valor, y aparentemente inédita, es la estátera que saldrá con el nº 82, con un sencillo cuadrado incuso en el reverso y la escena de un sátiro raptando a una ninfa en el anverso. Procedente de la región de Tracia-Macedonia, de nuevo, el único paralelo conocido es otra moneda conservada en el Museo Británico, si bien parece que de estilo y ejecución diferentes. Su precio de salida a la puja es de 144000 dólares, pero se estima que pueda alcanzar los 180000 de remate.

Un capítulo interesante es el de las emisiones de los seleúcidas, posiblemente la dinastía mejor representada en esta oferta de todos los reinos helenísticos, con valiosas tetradracmas como esta acuñada por el usurpador Diodoto Trifón (lote nº 183) que se considera pieza única y cuya puja inicial es de 24000 dólares.

También se encuentran muy bien representadas las emisiones de Judea, a caballo entre las últimas emisiones helenísticas y las que se deben considerar más propiamente series provinciales romanas. Ya en pleno imperio hay que fechar este bronce (lote nº 202) acuñado por Agripa I con las imágenes de Calígula y Germánico, calificado de muy raro, que se subasta a partir de 20000 dólares.

La moneda romana, representada por menos de un centenar de lotes, nos ofrece sin embargo una gran variedad de piezas, que van desde denarios republicanos hasta sólidos de los últimos emperadores. De todas ellas nos hemos fijado en un excepcional sestercio de la serie dedicada a la conquista de Judea (lote nº 288), emitido a nombre de Tito, con un precio de salida de 9600 dólares.

Tampoco es habitual encontrarse con los dobles sestercios acuñados por Trajano Decio, como este ejemplar de gran calidad (lote nº 304), que se subasta a partir de 10000 dólares.

En cuanto al oro, además de los áureos de las primeras dinastías alto-imperiales, como los de Tiberio acuñados en Lugdunum, o los de los antoninos, no conviene dejar pasar este emitido por Probo en la ceca de Serdica en el 280 d.C. (lote nº 305), con salida en 9600 dólares.

Tras Roma, Bizancio presenta su sucesión de monedas en oro y enlaza con las primeras emisiones del Islam, con algunos interesantes dirhemes de los primeros siglos de la hégira, y que se extienden hasta épocas más modernas. Llegamos así a los 135 lotes que forman el capítulo de moneda extranjera, con monedas de países y cronologías muy diversas, organizadas por orden alfabético. Llama la atención la abundancia de piezas procedentes de la India, aunque al coleccionista de moneda española probablemente le resulte más interesante saber que puede encontrar algunas monedas atractivas piezas hispánicas repartidas entre los que fueron nuestros antiguos territorios de ultramar,como este duro de Potosí, acuñado durante el reinado de Felipe II, que sale a subasta con el nº 436 y 4800 euros de puja mínima.

X