2012: el año de Huntington

2012: el año de Huntington

2012: el año de Huntington 500 247 admin

La venta de la colección de Archer M. Huntington, que formaba el monetario de la Hispanic Society de Nueva York, ha marcado en este año recién concluido las subastas no sólo de España, sino de toda Europa.

Al iniciar el repaso de lo que ha sido este año 2012 que acabamos de cerrar en el ámbito del mercado y las subastas numismáticas, pocas dudas puede haber acerca de que los nombres que más han sonado han sido los de Huntington y la Hispanic Society.

A finales de 2011 se confirmaba el rumor que circulaba desde hacía años por diversos círculos: la Hispanic Society de Nueva York, la institución fundada por el magnate Archer M. Huntington para el desarrollo del hispanismo, poseedora de soberbias piezas artísticas y arqueológicas españolas, vendía su colección de monedas para solventar sus problemas económicos. Tras distintas gestiones infructuosas para que el estado español o alguna institución ligada a nuestro país adquiriera las monedas, se anuncia que Sotheby’s es la firma encargada de realizar la venta, en un solo lote y en una subasta con pujas en sobre cerrado. Las piezas más selectas pudieron examinarse en la convención internacional de Nueva York a primeros de enero y en todo el mes de febrero.

El día 8 de marzo se abrieron las plicas y las más de 38000 piezas que componían el monetario fueron adjudicadas a un grupo de empresas numismáticas europeas reunido para la ocasión. La información de quiénes componían ese grupo y de cómo se iban a redistribuir las monedas se ha ido conociendo poco a poco a lo largo del año, pero la mejor noticia para el coleccionista español fue que uno de las firmas presentes en la iniciativa era la madrileña Jesús Vico S.A., la primera en sacar a subasta una parte del monetario.

El primer remate extraordinario se celebró el 26 de junio en el Hotel Wellington de Madrid y fue todo un acontecimiento numismático que contó con una gran afluencia de comerciantes y coleccionistas españoles y extranjeros. La segunda subasta extraordinaria tuvo lugar el 9 de octubre y el mes siguiente, el 14 de noviembre se realizó una tercera.

Ya en el último trimestre del año otras firmas europeas comenzaron a rematar nuevos lotes de la antigua colección Huntington. Así, el 17 de octubre Numismatica Ars Classica sacó a subasta más de trescientos áureos de ese monetario; el 13 de noviembre, Morton & Eden ofertó 150 exclusivos lotes de moneda portuguesa; el 4 de diciembre Ars Classica remató más de doscientos lotes de emisiones italianas y el día 8 del mismo mes, Jan Elsen subastó más de mil piezas acuñadas en los Países Bajos, todo ello con la misma procedencia.

Si bien una porción sustancial de varios miles de monedas ha regresado temporalmente a su depósito en la American Numismatic Society de Nueva York gracias a la generosidad de un mecenas, otra gran parte de los 38000 lotes que formaban la colección de la Hispanic Society ha pasado al mercado en menos de un año y ya ha circulado por diversas manos.

La rareza y excepcionalidad de las monedas que componían la antigua colección Huntington ha hecho que algunas adjudicaciones alcancen cifras de récord. Así que, como repaso final, he aquí una pequeña selección de las que, hasta el momento, han alcanzado los precios más altos.

El primer puesto se lo ha ganado por méritos propios la onza de Pamplona. Esta pieza fue subastada por Jesús Vico S.A. en su remate extraordinario del 9 de octubre con el nº 1132. Acuñada en 1656, es la única moneda de ocho escudos que se fabricó en la capital navarra y la de mayor valor fabricada en la historia de dicho reino. Se adjudicó en 525000 euros que fueron cubiertos por un pujador en sala.

Con esta cifra se superaba de largo el remate de la que había sido la pieza estrella de la subasta extraordinaria de junio de Jesús Vico, los diez excelentes de los Reyes Católicos, pieza única y excepcional batida en Segovia. Se adjudicó en los 450000 euros de salida a un pujador en sala.

De los cincuentines que se han subastado, este de 1613, perteneciente a una emisión de la que solo se conocen tres ejemplares, se remató en octubre con el nº 1106 por 170000 euros.

Otra adjudicación para recordar, tanto por la cantidad alcanzada como por la animación de la puja, fue la de esta onza de Luis I, que llevaba el nº 1220 de la subasta extraordinaria de octubre de Jesús Vico. El precio de catálogo, 75000 euros, ya hablaba de la excepcionalidad de la moneda, cuyo valor se vio refrendado por una asombrosa adjudicación en nada menos que 105000 euros.

Posiblemente las subidas más espectaculares han sido las vividas en el remate de los áureos romanos de la subasta de octubre de Ars Classica, en el que muchos de los lotes superaron los 100000 francos de adjudicación y pulverizaron las estimaciones que se habían calculado.

Por ejemplo, este conocido áureo pompeyano con los retratos de la familia (lote nº 105), se calculaba que podría estar entre 80000 y 100000 francos, cálculo que quedó ampliamente superado por los 240000 en que finalmente se adjudicó.

Y la ceca de Tarraco se alzó con dos de las adjudicaciones más altas: este áureo de Galba con la imagen del renacimiento de Roma (lote nº 127), valorado en catálogo en 100000 francos y que en la puja consiguió alcanzar 280000 y, muy poco por debajo, el ejemplar de Vitelio, (lote nº 129), adjudicado en 260.000 francos.

Pero si de subidas espectaculares hablamos, no podemos dejar de mencionar el remate de un escudo de Felipe II con el doble de su peso, por tratarse de un pieforte, acuñado en el condado de Artois en 1592. Esta moneda fue subastada por Jan Elsen el pasado mes de diciembre con el nº 654 de su catálogo. El precio de salida era de 5000 euros pero fue adjudicada en nada menos que 70800.

Más moderadas fueron las subidas experimentadas por las monedas italianas, cuyo remate corrió a cargo de Numismatica Ars Classica. Aún así, este ducado obsidional emitido en Roma por el papa Clemente VII (lote nº 774) en 1527, el año del saco de Roma, en la improvisada ceca de su refugio en el Castillo de Sant’Angelo, alcanzó los 65000 euros.

Y en 30000 euros se adjudicó este ejemplar de ducado de 1622 de Felipe IV emitido en la ceca de Nápoles (lote nº 745), perteneciente a una emisión muy escasa.

La salida a subasta de la amonedación portuguesa de la mano de la firma londinense Morton&Eden parece que no obtuvo los resultados esperados, a juzgar por las adjudicaciones obtenidas, muy alejadas de las estimaciones iniciales, y el número de lotes vendidos, todo ello a pesar de que la oferta era excepcional.

Entre las joyas numismáticas que salían a remate, esta dobla (lote nº 2) de las denominadas de “pé terra”, de Fernando I el Hermoso, tipo inspirado en las emisiones francesas de Carlos V de Francia, que representan al rey de pie con corona y armadura, sosteniendo espada y escudo. La valoración inicial de esta moneda se situaba entre 100000 y 120000 libras, aunque finalmente se adjudicó en 90000.

Por el contrario, este cruzado (lote nº 32), acuñado por Felipe III, de la más alta rareza ya que pertenece a una emisión conocida por sólo tres ejemplares, salía a subasta con una valoración inicial de entre 25000 y 35000 libras que se convirtieron en 70000 de adjudicación.

En cuanto al real o tornés de doña Beatriz (lote nº 65), hija de Fernando I y reina de Castilla por su matrimoniocon Juan I, perteneciente a otra rarísima emisión acuñada en Santarem en 1384 de la que sólo se conservan cuatro monedas, se quedó un poco por debajo de su cálculo de remate de entre 80 y 100000 libras al ser adjudicado en 60000.

Pero además de esta selección de las monedas de la antigua colección Huntington que se han rematado por precios más altos, se podría hacer otro amplio repaso de esas otras piezas que, a pesar de tener un precio mucho más modesto, son piezas únicas que han vuelto al mercado tras más de un siglo. Un solo ejemplo: el as de Libiakos, del que tanto se ha escrito a lo largo del último siglo y medio.

La colección Huntington seguirá dando que hablar este 2013. De momento, Morton&Eden ha anunciado la subasta de la parte de amonedaciones españolas de ultramar para los días 5 y 6 de marzo. Y aún es posible que el antiguo monetario de la Hispanic Society nos tenga reservadas algunas sorpresas, de las que les seguiremos teniendo informados desde Panorama Numismático.

    X