El Numiscadero: diccionario numismático

El Numiscadero: diccionario numismático

El Numiscadero: diccionario numismático 277 400 admin

De inglés a español y de español a inglés, este libro de Gary Beals reúne un amplio repertorio de términos numismáticos en ambas lenguas y busca ser una herramienta útil para los coleccionistas.

La afición del estadounidense Gary Beals a la numismática hispana se remonta a su adolescencia y sin duda ha sido decisiva en su elección de Segovia, con su emblemática ceca, como residencia en sus últimos años. La obra que está dando a conocer, El Numiscadero, tuvo una primera versión hace ya nada menos que cincuenta años sumamente ampliada en esta edición de más de trescientas cincuenta páginas de 2016.

La obra cuenta con dos partes principales, como no podía ser de otra manera: el glosario español a inglés y el glosario inglés a español. Se completa con una introducción y unas listas complementarias -“especiales”, como las denomina el autor- dedicadas a diferentes temas. Hay que decir también que todo el libro está escrito en los dos idiomas, inglés y español.

La introducción de esta obra nos da las pautas sobre cómo se ha gestado, cómo se debe usar el glosario y qué criterios se han usado en su redacción. Realmente algunos son discutibles desde el punto de vista de la ortografía española, y este es el uno de los grandes defectos que lastran a este libro: falta la revisión de un traductor profesional que hubiera evitado los errores ortográficos y gramaticales que se suceden en todo el texto en español.

El diccionario, o glosario, abarca una enorme cantidad de términos numismáticos de distinta índole: desde las propias denominaciones de la moneda, incluyendo apelativos más o menos “populares”, hasta términos relacionados con su fabricación y sus estados de conservación. Ciertamente este glosario es mucho más rico en lo que se refiere a moneda moderna y contemporánea y se echa de menos una mayor atención a la moneda antigua -–por ejemplo, no figura el término dracma, aunque sí denario- y algunas definiciones son bastante discutibles, como la de “tremis visigodo”.

La última parte del libro la forma un apéndice con listados de diferentes categorías, que van desde asociaciones numismáticas hasta gobernantes, incluidos los presidentes estadounidenses y los reyes españoles desde los visigodos o los emperadores romanos. De especial interés para los coleccionistas van a ser los apéndices en los que se explican los grados de conservación tanto de monedas como de billetes. Pero hay mucho contenido y muchas curiosidades en esta parte del libro a las que merece la pena echar una ojeada.

Como obra dirigida a los coleccionistas, este Diccionario de El Numiscadero puede serles de utilidad para comprender el significado de esos términos tan específicos que abundan en numismática y para los que en muchas ocasiones es muy difícil encontrar traducción en un diccionario común.

Isabel Rguez. Casanova

X