Europa en ruinas

Europa en ruinas

Europa en ruinas 400 400 admin

La nueva exposición de la Staatliche Münzsammlung de Múnich está dedicada a las medallas acuñadas en Alemania y Austria-Hungría durante la I Guerra Mundial, un periodo en el que la euforia nacionalista de estos países desató la elaboración de estas piezas.

Desde el pasado 12 de mayo y hasta marzo de 2017 puede visitarse en la sede de la Staatliche Münzsammlung de Múnich una nueva exposición temporal dedicada a las medallas acuñadas por el bando de las potencias centrales en la I Guerra Mundial. Durante el conflicto se grabaron más de mil, un número al que sólo iguala Francia entre los contendientes del lado enemigo.

La explicación a esta eclosión medallística hay que buscarla en el fervor nacionalista que se vive en estos países al inicio de la guerra, que se veía como una batalla del bien contra el mal, una muestra de su supremacía cultural y moral. De este modo, como tantas veces a lo largo de la historia, la medalla se convierte en un medio más de propaganda.

En la foto, medalla de Karl Ott que refleja la construcción de una trinchera en Argonne (1915).

Por otra parte, se tenía la sensación de estar viviendo un gran momento histórico que debía ser perpetuado y nada mejor para ello que el soporte metálico que ofrece la medalla.

Dentro de todo este amplio panorama, hay que distinguir las medallas emitidas por las cecas oficiales y distintas entidades, dirigidas a un público amplio y con mayores volúmenes de acuñación, de aquellas grabadas por artistas a título individual, en ediciones más pequeñas, con una concepción más de “obra de arte”, si se nos permite la expresión, y un contenido más complejo.

En la imagen: “Ausmarsch”, obra de Karl Ott (1914).

La exposición se encuentra estructurada en veinticuatro áreas temáticas que abordan diferentes aspectos de la propaganda y la guerra desde el asesinato del archiduque de Austria en Sarajevo en 1914 hasta la firma de la paz y el año de la revolución que fue 1919.

Los temas son muy variados y algunos nos resultan muy ajenos a la mentalidad actual, como los mensajes chovinistas, de propaganda nacionalista y de menosprecio del enemigo. Está muy presente la veneración de lo militar, la glorificación de la muerte en combate y la heroización del soldado.

La medalla que vemos, de Artur Löwental (1915) está dedicada al combate naval contra Inglaterra y en ella vemos a Neptuno guiando a los submarinos con la leyenda “Dios castigue a Inglaterra”.

La iconografía de raíces clásicas sigue muy presente en las medallas, como en el caso de esta “Lucha de Titanes”, grabada por Ferdinand Otto Hoppe en 1915.

Junto a ella se retoman otras referencias como la danza medieval de la muerte, que vemos en la medalla que ilustra esta portada, titulada “El diablo alcanza las raíces de Europa”, obra de Karl Kiefer de 1914. O este “Jinete del Apocalipsis”, de Theodor von Gosen, labrada en 1914.

Estas piezas ya denotan una crítica contra la guerra y sus efectos que se van extendiendo cada vez más a medida que avanza la contienda. Los artistas alemanes, algunos de ellos exiliados, reproducen incluso en sus medallas los dramas de los desplazados o las muertes por hambre.

En la imagen vemos la obra “Expulsados”, grabada en 1915 por Ludwig Gies.

Frente a la propaganda nacionalista de los primeros tiempos de la guerra, se va abriendo paso esta corriente crítica entre los artistas alemanes que no se da entre los de los otros países contendientes y que la hace por eso original e interesante.

En la imagen, otra obra de Ludwig Gies, esta vez dedicada a los torpedeados, de 1915.

Para los interesados en este tipo de medallas les recordamos que hace unos pocos años el British Museum realizó una exposición temporal con este mismo tema, de la que les hablamos en su momento: https://panoramanumismatico.com/noticias/la-otra-cara-de-la-medalla/ Seguro que la muestra de Múnich aborda la cuestión desde otro punto de vista, pero ambas contribuirán a darnos una perspectiva mucho más completa de esta interesante etapa del arte de la medallística.

Fotos: Staatliche Münzsammlung München. Nicolai Kästner.

X