Perdida, enterrada, ofrendada…

Perdida, enterrada, ofrendada…

Perdida, enterrada, ofrendada… 500 332 admin

La moneda celta en el actual territorio de Suiza es la protagonista de la exposición que puede verse hasta el próximo mes de abril en el museo numismático de Winterthur. En ella se aborda la función del dinero entre los pueblos celtas de la zona, los orígenes de la economía monetaria o su significado ritual.

Las primeras monedas acuñadas en el territorio de lo que es hoy Suiza son el objeto de la exposición temporal que alberga actualmente el museo numismático de Winterthur. El título que se le ha dado “Perdida, enterrada, ofrendada… moneda celta en Suiza” nos pone sobre la pista de los diferentes aspectos que aborda esta muestra. Por un lado se ilustra la forma que tomó el dinero allá por el siglo III a.C. cuando los celtas conocen la moneda de manos de los griegos y comienzan a adoptarla y a acuñar.

El modelo griego utilizado para los tipos de estas acuñaciones, es visible en esta estátera áurea acuñada entre el 200 y el 80 a.C. posiblemente en el territorio de la actual Suiza.

Foto: Mk Winterthur (Lübke + Wiedemann, Stuttgart).

También se explica el proceso de acuñación de estas piezas, gracias a hallazgos como este procedente del asentamiento celta de Rheinau (Zúrich) en el que podemos ver un fragmento de las placas de arcilla que se utilizaban como moldes para fundir los cospeles.

Foto: M. Bachmann, Kantonsarchäologie Zürich.

La palabra “ofrendada” que aparece en el título remite al significado ritual que tienen muchas ocultaciones de moneda en el mundo celta. Esta interpretación es una de las que se han formulado más recientemente para explicar hallazgos como el “Potinklumplen” de Zúrich. Se trata de un conjunto formado por nada menos que 75 kilos de pequeñas monedas celtas de bronce, del tipo que conocemos como “potin”, que en su mayoría aparecieron fundidas entre sí por efecto del fuego y que posteriormente habrían sido arrojadas al lago Zúrich. La historia del hallazgo y de su interpretación es interesantísima y pueden encontrarla brevemente descrita en la comunicación presentada por M. Nick al Congreso Internacional de Numismática de Madrid de 2003 (“75 kilogrammes of Celtic small coin. Recent research on the “Potinklumpen” from Zurich”, que se descarga en el siguiente enlace: www.mecd.gob.es/…/75_kilogrammes_of_Celtic.pdf

Las monedas identificadas en estos dos conglomerados pertenecen a dos tipos. El primero es este de Zúrich, denominado así porque se acuñó en esa zona. Sus tipos son una composición a base de crecientes (o quizás torques) y en el reverso un animal que recuerda a una cabra.

Foto: M. Nick, Inventar der Fundmünzen der Schweiz.

El segundo pertenece a las emisiones denominadas de los sécuanos, pueblo galo vecino de los helvecios, cuyas monedas son comunes en hallazgos del área de Zúrich. En estas piezas vemos una cabeza con una doble banda o diadema y en el reverso un animal con forma de caballo.

Foto: M. Nick, Inventar der Fundmünzen der Schweiz.

La exposición ha recopilado hallazgos monetarios de todo el país, que poco a poco van ofreciendo un nuevo panorama sobre el origen de la economía monetaria en la actual Suiza. Además, desde el pasado mes de mayo en que fue inaugurada la muestra, el museo ha organizado diferentes conferencias relacionadas con ella. En los próximos días, por ejemplo, están programadas charlas que tratan sobre “Migración y Comercio”, “Qué es un oppidum”, o “Ql primer dinero”. La clausura de la muestra está prevista para el próximo 1 de abril.

Información e imágenes: Münzkabinett Winterthur.

X