Joyas numismáticas medievales y modernas

Joyas numismáticas medievales y modernas

Joyas numismáticas medievales y modernas 500 250 admin

El catálogo de la antigua colección de la Hispanic Society, que subastará en Madrid Jesús Vico SA el próximo 26 de junio, nos ofrece un recorrido por algunas de las emisiones más raras y valiosas de la historia monetaria española desde los reinos medievales cristianos hasta Alfonso XIII, con piezas únicas como los 10 excelentes de los Reyes Católicos y otras muchas de la más alta rareza.

Ya falta menos de una semana para el que probablemente sea el remate más esperado de la temporada: la primera parte de la antigua colección de Archer M. Huntington o, lo que es lo mismo, de la Hispanic Society de Nueva York. Otros dos conjuntos de monedas de este mismo monetario saldrán a subasta, también de la mano de la prestigiosa firma madrileña Jesús Vico S.A., el próximo otoño, quizás en octubre y noviembre, aunque de ello les iremos dando cumplida información a medida que se vayan confirmando las fechas.

Vamos a fijarnos ahora en las exclusivas monedas que componen la parte de moneda medieval, moderna y contemporánea de la oferta que se someterá al veredicto del martillo el próximo martes 26 de junio, recuerden que en los salones del Hotel Wellington de Madrid y no en la sede de Jesús Vico, como es habitual en las subastas de esta empresa. Si el capítulo de moneda antigua que comentamos la pasada semana presentaba ejemplares realmente notables, el resto del catálogo sigue en la misma tónica de exclusividad y altísima calidad que muy pocas colecciones privadas pueden alcanzar.

La oferta de moneda medieval comienza con las emisiones de los reinos de Castilla y León, en concreto con un dinero toledano de Alfonso VI (lote nº 178), segundo ejemplar conocido de su tipo, con salida en 2000 euros. Es una muestra de la enorme cantidad de lotes de extrema rareza que jalonan este apartado y que van desde monedas de pequeños valores como óbolos o dineros hasta los valiosísimos múltiplos en oro.

Las primeras emisiones áureas castellanas, los morabetinos, están representados por ejemplares tan notables como el acuñado por Fernando II en León (lote nº 204), con salida en 20000 euros, o el de Alfonso IX de la ceca de Salamanca (lote nº 207), que sale a subasta desde 15000 euros, además de los de Alfonso VIII de Toledo (lotes nº 217-218).

Muy interesante es el pequeño conjunto de emisiones de Alfonso X, con sólo cinco lotes, pero todos ellos de gran calidad y rareza, aunque lo más llamativo sean las espectaculares doblas, la primera (lote nº 226), sin marca de ceca, con un precio en catálogo de 9000 euros, y la segunda (lote nº 227), de Sevilla, a partir de 7000.

Lo mismo podríamos decir de los dos lotes de Alfonso XI: una dobla de 35 maravedíes de la ceca de Sevilla (lote nº 230), con salida en 12000 euros, y otra de 20 maravedíes (lote nº 231), quizás pieza única, con el mismo precio en catálogo.

Impresiona la selección de piezas áureas de Pedro I, empezando por la dobla de 35 maravedíes acuñada en Burgos (lote nº 232), cuyo precio de salida es de 6500 euros, seguida de otra moneda de la misma denominación emitida en la ceca de La Coruña (lote nº 233) cuya rareza hace elevar su precio de inicio en la puja a 20000 euros. Por algo menos -15000 euros- se subastará otra pieza similar aunque del taller de Sevilla (lote nº 235), segundo ejemplar conocido de su tipo tras el conservado en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid. También raras o muy raras son las doblas de veinte maravedíes sin marca de ceca (lotes 237-239) con precios de inicio entre 3500 y 5000 euros.

De Enrique II sobresale una extraordinaria dobla de 35 maravedíes (lote nº 246), de la más alta rareza y en excelente estado de conservación, a pesar de una limadura en el canto, por la que se pujará a partir de 7000 euros.

La representación monetaria de Juan II está formada por varias doblas de la banda (lotes nº 258-262) aunque la pieza más interesante, con no más de cuatro ejemplares conocidos, es la media dobla acuñada en Burgos que saldrá a subasta con el nº 263 a partir de 15000 euros.

Enrique IV es uno de los monarcas mejor representados en esta parte del catálogo, tanto con emisiones de oro como de plata. De las primeras hay que destacar el conjunto de enriques y medios enriques, con ejemplares de la más alta rareza, empezando por el acuñado en Burgos (lote nº 266), con salida en 8000 euros; el de Jaén (lote nº 267), a subasta a partir de 15000; el rarísimo de Madrid (lote nº 268), con un precio en catálogo de 18000 euros; el de Sevilla (lote nº 269), con salida en 8000, considerado pieza única, o el medio enrique de Cuenca (lote nº 270), tipo inédito que sale a la puja a partir de 15000 euros.

Los cuatro lotes que se ofertan en el catálogo de las escasas emisiones de Alfonso de Ávila son todos de gran rareza; comienza con las dos doblas (lotes nº 295 y 296) acuñadas en Toledo y Ávila, con salida en 3000 y 11000 euros respectivamente, y continúa con las monedas en plata. El real de Sevilla que sale con el nº 297 es el cuarto conocido de su tipo y se subasta a partir de 4000 euros, mientras que el medio real de la ceca de Toledo (lote nº 298) es una pieza inédita, cuyo precio de inicio en la puja será de 8000 euros.

El reino de Aragón se encuentra representado en esta ocasión con una docena de pequeñas monedas de plata, algunas raras y todas ellas en muy altos grados de conservación, de donde pasamos a las acuñaciones realizadas en Cataluña, que comienzan con las emisiones de época carolingia (lotes nº 314-315), a nombre de Luis el Piadoso en las cecas de Barcelona y Ampurias. A continuación encontramos las monedas condales y episcopales, con mancusos y dineros, también de gran rareza.

De las emisiones realizadas en la Corona de Aragón, si hablamos de acuñaciones en oro, podemos destacar el real de oro de Sancho I (lote nº 358), acuñado en Mallorca, que sale a subasta a partir de 9000 euros, entre un importante surtido de florines de diversas cecas, así como los ducados de Valencia (lote nº 395) y Zaragoza (lote nº 396), ambos acuñados por Juan II de Aragón, y con inicio en 3000 euros cada uno. Tampoco desmerecen las piezas en plata, con ejemplares de la rareza de un croat acuñado en Barcelona por Enrique IV de Castilla (lote nº 388), cuyo precio de salida es de 4000 euros.

Por lo que respecta al reino de Navarra, llama la atención la oferta de monedas de Carlos II el Malo, que comienza con un florín con marca de ceca torre (lote nº 398), con salida en 7000 euros, y continúa con un real de oro de la más alta rareza (lote nº 399) a partir de 10000 euros, por no citar las piezas de plata como un gros (lote nº 400 o un sueldo (lote n404), ambos también piezas nada comunes.

De Juan II destacamos una pieza de medio escudo(lote nº 409), en excelente estado de conservación, con salida en 7000 euros, el mismo valor de inicio que el ducado de Juan III y Catalina (lote nº 412) con las efigies de ambos monarcas. Otro ducado de los mismos monarcas, también rarísimo, se oferta con el nº 413 y 3500 euros de salida.

Las emisiones de Fernando el Católico sirven de puente hacia lo que conocemos como “monarquía española” pero, en esta ocasión no es un mero capítulo de tránsito, sino que los ejemplares que se subastarán son realmente excepcionales. Acuñadas en Valencia, todas de la más alta rareza, encontramos un florín (lote nº 428) con salida en 3000 euros, así como un doble ducado (lote nº 429), cuyo precio en catálogo es de 9000 y un medio ducado (lote nº 430) a partir de 2000.

Pieza excepcional es la de diez ducados acuñada en Aragón con la efigie del monarca (lote nº 431), la de mayor preso de todas las efectuadas en la Edad Media en aquel reino, y que se subastará desde 20000 euros.

Por último, el doble real de oro de Navarra (lote nº 434), con un valor de salida de 13000 euros, ejemplifica las acuñaciones realizadas por el rey católico en el territorio recién conquistado.

Más de un centenar de lotes componen la muestra de emisiones de los Reyes Católicos en este catálogo, encabezadas por la que, sin duda, es la joya de la subasta, la moneda de diez excelentes acuñada en Segovia, una pieza única y excepcional, lo que justifica su salida a la puja a partir de 450000 euros. Pero el brillo de esta exclusiva moneda no debería eclipsar el resto de ejemplares de gran calidad que forman este capítulo, con monedas en oro y plata algunas también consideradas únicas, como sucede con el excelente acuñado en Segovia que sale con el nº 457 y 5000 euros de inicio; el medio castellano de Sevilla (lote nº 458), a partir de 3800, o el medio real de Sevilla acuñado para Santo Domingo (lote nº 540) desde 2500 euros. Entre medias, variados ejemplares de cuatro y dos excelentes, excelentes, castellanos, medios castellanos, ducados, medios ducados, reales y sus múltiplos, etc. en una selección pocas veces vista.

De las emisiones a nombre de Juana y Carlos destacaremos dos monedas acuñadas en Zaragoza, la primera de oro, un ducado, valor desconocido hasta ahora que sale a subasta con el nº 556 y 10000 euros de inicio. En plata, los cuarto reales de 1547 (lote nº 557) son una acuñación de enorme rareza, de ahí su precio de 9000 euros.

Otro par de piezas, también en oro y plata, sobresalen por encima del resto en el capítulo dedicado a Felipe III. Hablamos del ejemplar de cuatro escudos acuñado en Palma de Mallorca en 1607 (lote nº 586), con salida en 10000 euros, y los ocho reales a nombre de Felipe II de Aragón (lote nº 591), fabricados en 1611 en Zaragoza, con un precio en catálogo de 14000 euros.

Felipe IV nos depara la siempre agradable sorpresa de ver en subasta un cincuentín (lote nº 600), del año 1626 y en excelente estado de conservación, por el que se puede pujar a partir de 30000 euros. En el mismo valor inicial sale a subasta la rarísima onza de Segovia de 1639 (lote nº 597).

Llama la atención en este catálogo la presencia de rarísimas piezas de la ceca de Palma de Mallorca, como son los cuatro y dos escudos fabricados para Carlos II en 1689 (lotes nº 658 y 659), con salida en 7000 y 4500 euros, respectivamente, y que continúan con las series del pretendiente al trono Carlos III (lote nº 686), cuatro escudos de 1707, desde 7000 euros, o un escudo (lote nº 687), a partir de 5000, y que seguirá con los Borbones.

Efectivamente, con Felipe V encontramos dos rarísimos ejemplares de dos escudos de la ceca mallorquina (lotes nº 748 y 749), de los años 1723 y 1726, con salida en 8000 y 10000 euros, respectivamente, y otra pareja de monedas de cuatro escudos, del mismo taller (lotes nº 752 y 753), del año 1704, a la puja a partir de 15000 y 9000 euros.

Pero la moneda más valiosa de este capítulo es una onza madrileña de 1710 (lote nº 756) perteneciente a una emisión de la que sólo se conocen tres o cuatro ejemplares y que tienen un precio en catálogo de 35000 euros.

Entre el abundante surtido de plata de este monarca hay que señalar la presencia de una pieza de cuatro reales que presenta un módulo de dos aunque con el doble del grosor. Acuñada en Madrid en 1709, esta moneda sale con el nº 714 y 4000 euros de inicio.

La oferta de emisiones de los Borbones no es muy abundante, aunque sí de calidad, con predominio de la plata frente a las grandes piezas de oro que son las más habituales en las subastas españolas. Por lo que respecta a las series realizadas por José Napoleón I, sin duda destacan los tres ejemplares de 320 reales emitidos en Madrid en 1810 y 1812 (lotes nº 819-821), con precios entre 6500 y 7000 euros. En fechas similares se acuñan en Lérida las cinco pesetas a nombre de Fernando VII (lote nº 862) que a pesar de la acuñación descuidada, salen con un precio de 4000 euros. El capítulo dedicado a Fernando VII termina con una pieza de 320 reales acuñada en Madrid en 1822 (lote n 887) que tiene un precio en catálogo de 5000 euros.

El reinado de Isabel II es uno de los pocos en los que encontramos monedas de bronce y cobre entre la variada muestra de sus emisiones. De estos últimos capítulos del catálogo hay que destacar el extraordinario grado de conservación de las monedas, algunas en calidad flor de cuño, probablemente debido a que se retiraron para el coleccionismo muy poco después de su puesta en circulación. Recordemos que el grueso de la colección Huntington se formó entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Quizás pueda deberse a esto la exclusiva selección de monedas acuñadas durante el Gobierno Provisional y la I República, con acuñaciones especiales y brillo original en muchos de los lotes, que van desde pruebas no adoptadas a monedas de 20 céntimos y que podríamos concluir con las cinco pesetas de 1870 (lote nº 977).

Aunque el resumen que les hemos ofrecido es amplio, no es sino una selección de lo que pueden encontrar en el catálogo. Si aquí nos hemos tenido que limitar a los ejemplares de mayor valor, allí podrán encontrar lotes con precios de salida de 20 euros, lo que posibilita que cualquier coleccionista pueda tener en su monetario una de las monedas que han formado parte de la colección de moneda española más prestigiosa del extranjero en el último siglo. Además les recomendamos las lecturas de los textos que acompañan los lotes y que amplían la información de las monedas y las sitúan en su contexto histórico. En resumen, un catálogo para guardar y una subasta para no perderse.

    X