Moneda antigua y extranjera en Heritage

Moneda antigua y extranjera en Heritage

Moneda antigua y extranjera en Heritage 500 250 admin

La primera de las subastas programadas con motivo de la convención de Nueva York saca a remate más de dos mil doscientos lotes de moneda antigua y extranjera, con ejemplares muy interesantes en ambas categorías.

El interés numismático mundial se traslada como cada año en estas fechas hasta Nueva York, donde entre los días 4 y 12 de tendrán lugar la convención internacional y todos el programa de actividades que la rodea, entre los que destaca la completísima agenda de subastas. El primero en celebrarse de todos los remates programados será el de Heritage, previsto para los días 5 y 6 de enero en cuatro sesiones diferentes.

La firma americana no se ha limitado a la moneda antigua, sino que ha ampliado su oferta a la moneda extranjera, mediante una selección de piezas en las que es posible encontrar verdaderas joyas. No está de más recordar a nuestros lectores aficionados a la moneda española que las monedas del imperio aparecen ordenadas en función de los países a los que pertenecen actualmente las cecas emisoras, lo que hace un poco pesado su rastreo. Pero cuando la búsqueda depara resultados como las piezas que ofrece esta subasta, el esfuerzo se olvida. Vean la onza con la que ilustramos la portada de esta noticia (lote nº 24654), acuñada en Méjico en 1711 para Felipe V, pieza espectacular considerada de representación, por la que se ha fijado una puja mínima de 90000 dólares, si bien la estimación se ha calculado en el doble.

También en Méjico encontramos dos interesantísimo ejemplares de ocho reales, ambos procedentes de la antigua colección Huntington que componía el monetario de la Hispanic Society de Nueva York. El primero (lote nº 24649) fue acuñado en 1609 para Felipe III posiblemente como pieza de representación. El precio de salida es de 50000 dólares que podrían convertirse en el doble.

En valores similares se sitúa este otro duro, esta vez ya de Felipe IV y del año 1667/6 y (lote nº 24651). Esta fecha no aparece recogida en las recopilaciones de estas rarísimas series y se considera el ejemplar que sale ahora a subasta una pieza única, que podría alcanzar los 100000 dólares de remate.

Igualmente deparan piezas muy interesantes para el coleccionista español Bolivia, Perú, Chile, Colombia, Guatemala, y no dejen de lado Filipinas. Allí encontrarán esta rara moneda de ocho escudos (lote nº 24788) acuñada en Bogotá en 1835 con una contramarca de Isabel II, por la que se puede pujar a partir de 20000 dólares.

Dejamos los territorios que pertenecieron a España para fijarnos en la abundantísima oferta de los países “emergentes”, que últimamente son los que acaparan las adjudicaciones más altas en lo que a moneda extranjera se refiere. Hablamos principalmente de Brasil, Rusia y China. Del primero de ellos, como botón de muestra, les traemos este ejemplar de 6400 reis acuñados por Pedro I en 1822 (lote nº 23072). Se trata de la primera moneda acuñada tras la independencia de Brasil y la joya de la numismática del país. A la rareza de la emisión, conocida por muy escasos ejemplares que no están en el comercio, se une el exquisito pedigrí del ejemplar, que se remonta a la más prestigiosa colección de moneda brasileño de hace un siglo, la de Augusto Souza Lobo. Todo ello suma para que la puja mínima por esta moneda sea de nada menos que 100000 dólares, aunque se calcula que pueda alcanzar el doble y convertirse en la estrella del remate.

Rusia se presenta en la subasta con más de doscientos lotes que abarcan desde principios del siglo XVIII hasta algún raro ejemplar de la Federación Rusa. De toda esta copiosa muestra, la moneda que parte con mayor valor es este rublo Dassier de Isabel (lote nº 24870), una de las grandes rarezas de la numismática rusa. La puja mínima por esta pieza, posiblemente la mejor conservada de las conocidas, asciende a 75000 dólares, con una estimación del doble.

La representación de moneda china es menos numerosa, pero también saca a subasta monedas con cotizaciones muy altas, especialmente en las grandes piezas de oro conmemorativas, acuñadas a finales del siglo XX, con valor de 500 yuanes, como la que estamos viendo (lote nº 23378), con cinco onzas de oro de la máxima pureza. Su precio de salida es de 50000 dólares.

Posiblemente entre las monedas de estos países se sitúen aquellas que copen los precios de remate más altos, pero no se puede descartar que se cuele entre ellas alguna rareza de países como Alemania, Gran Bretaña o Canadá. Entre las mejor situadas, por partir con una puja mínima considerablemente alta, tenemos este ejemplar proof de cinco libras (lote nº 24191), acuñado en 1839 para la reina Victoria con el tipo “Una & the Lion”, que sale a subasta a partir de 45000 dólares.

La moneda antigua queda bastante eclipsada en esta subasta tanto por la cantidad de moneda extranjera como por los precios. Sin embargo, entre los poco más de trescientos cincuenta lotes de emisiones antiguas que se subastarán, se encuentran ejemplares que merecen al menos una mención.

Es el caso, sin duda, de este sólido de Prisco Atalo (lote nº 23987), perteneciente a las emisiones de su primer reinado, y a un tipo del que éste que sale a subasta parece ser el segundo ejemplar conocido. La puja mínima por esta rarísima pieza se ha fijado en 100000 dólares.

Sin dejar el Bajo Imperio, nos fijamos en este medallón con valor de seis silicuas acuñado para Honorio (lote nº 23983), el único conservado en manos privadas de una serie de la que solo se conocen media docena de piezas. El precio de salida se ha establecido en 30000 dólares.

Volvemos al oro para fijarnos en este sólido de Magno Máximo (lote nº 23982) acuñado en la ceca de Londinum, rarísimo, por el que se puede pujar a partir de 12500 dólares.

En lo que se refiere al Alto Imperio, además de algún áureo interesante, como el de Diva Faustina (lote nº 23957, salida en 10000 dólares), llaman la tención varios sestercios de la dinastía julio––claudia (lotes 23929 o 23939, por ejemplo) y denarios tan raros como este, acuñado por Calígula (lote nº 23928) posiblemente en Lugdunum, que muestra en el reverso el retrato de Germánico. Su precio de salida es de 10000 dólares.

La moneda griega en esta ocasión se queda muy lejos de estos precios tan altos que estamos viendo, lo que no quiere decir que falten piezas interesantes y que haya variedad donde elegir, a lo que hay que sumar para completar la oferta de moneda antigua, pequeños apartados de moneda celta, de Judea, bizantina, incluso un par de piezas visigodas.

    X